Staff
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El sector privado quiere un organismo de competencia con capacidad de acción, pero también mecanismos de defensa para evitar medidas autoritarias.
Gerardo Gutiérrez Candiani, reelecto presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), dijo que el sector ya externó esa posición para que sea considerada en la ley reglamentaria de la nueva Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE).
“Necesitamos órganos lo suficientemente fuertes para que puedan ejercer la ley, pero del otro lado necesitamos los mecanismos de defensa para que en dado caso que haya una arbitrariedad o haya una disposición que no sea justa, se puedan defender las personas morales y las personas físicas.
“Pero no, la ley del péndulo en este País siempre ha sido muy grave, porque del todo nos vamos al nada o de nada al todo”, afirmó en entrevista.
Agregó que ya expusieron estas inquietudes y sólo les queda esperar la propuesta de ley reglamentaria que supone está preparando el Poder Ejecutivo.
“Seguramente la estará armando el Gobierno de la República con el partido en el poder, con otros actores, seguramente le están pidiendo opinión a las principales fuerzas políticas, yo supongo”, comentó Gutiérrez Candiani.
Por otro lado, el líder empresarial señaló que las empresas están en su derecho de promover amparos en contra de la Reforma Fiscal y el CCE va a respaldar a quienes tomen esa decisión.
No obstante, aclaró que cada empresa mide las afectaciones que le ocasiona y elige ampararse, es decir, no se trata de decisiones cupulares.
Entre los principales motivos por los que las empresas buscan amparos están la falta de equidad en algunos impuestos, como el IVA en la frontera
Gutiérrez Candiani apuntó que corresponde también a cada empresa evaluar las perspectivas de éxito que tienen al interponer un amparo y que el fallo de la autoridad judicial deberá ser acatado.
El presidente del CCE negó que desde su posición busque visibilidad para obtener un puesto público al finalizar su responsabilidad del frente de la cúpula de cúpulas.
“Yo soy parte del sector privado mexicano”.
“Tengo que seguir por lo menos con mi convicción, que es absoluta, que es defender los intereses del sector privado, de las empresas, de los trabajadores y ser un factor de apoyo de la sociedad mexicana, entonces eso no compagina con el sector público”, concluyó.