Banner

Por Leo Zuckermann


¿Cómo pueden justificar lo que está pasando en Venezuela?


Por donde se vea, Venezuela es un desastre. Es increíble que un País que tiene una de las mayores reservas petroleras del mundo esté al borde del colapso económico. Hay un absurdo control de divisas en una nación que, con los precios del crudo a lo que están, debería estar nadando en dólares. Esto ha generado un terrible problema de abasto. Como los venezolanos no producen mucho de lo que consumen, tienen que importarlo. Pero, como no hay divisas extranjeras, los bienes escasean. La inflación es rampante; una de las peores del orbe. Aunado a la mala economía, está el problema de la inseguridad: homicidios, secuestros y robos están a la orden del día. No es gratuito, entonces, que mucha gente esté inconforme y, liderados por estudiantes, salgan a las calles a protestar.
La reacción del Gobierno de Maduro, sucesor de Chávez, ha sido, por un lado, la represión y, por el otro, la propaganda. En contra de los manifestantes se han utilizado balas de verdad. Se habla de seis muertos y decenas de heridos. El régimen bolivariano ha justificado estas acciones aduciendo la existencia de un complot de la derecha, apoyado por Estados Unidos, para generar un golpe de Estado.
Algunos dentro de la izquierda mexicana concuerdan con esta versión. Las ocho columnas de La Jornada decían ayer: "Frustra Maduro plan de la derecha para desestabilizar". Al parecer, si la derecha se manifiesta es porque quiere desestabilizar; luego entonces, se justifica matarlos, reprimirlos y encarcelarlos. Ya quisiera ver lo contrario, es decir, que un Gobierno de derecha hiciera lo mismo con la oposición de izquierda. ¿Qué dirían: que se vale matar, reprimir y encarcelar a los opositores?
Desde luego que no. Si uno cree en la democracia-liberal no se puede justificar ni lo uno ni lo otro. Sea uno de izquierda o de derecha, lo conducente es reprobar algo como lo que está haciendo el Gobierno de Maduro.
Tomemos el caso de Leopoldo López, líder de uno de los partidos opositores al chavismo (Voluntad Popular). Tras convocar a la marcha del 12 de febrero que terminó en violencia, la Fiscalía General del Gobierno de Maduro emitió una orden para su captura por los delitos de "homicidio intencional calificado ejecutado por motivos inútiles e innobles, terrorismo, lesiones graves, incendios de edificios públicos, daños a la propiedad pública, delitos de intimidación pública, instigación a delinquir y delitos de asociación". Esta semana, López se entregó a las autoridades judiciales quienes inmediatamente lo arrestaron. ¿Y qué dijo Maduro al respecto? "Nosotros terminamos cuidando la vida de Leopoldo López porque la derecha, la más ultraderecha en Miami y Venezuela, ante la orden de captura dictada contra Leopoldo López, movilizaron a unos grupos para buscarlo, matarlo, crear una crisis política y llevarnos a una guerra civil en Venezuela". Hágame usted el favor: lo encarcelamos para cuidarlo. ¿Acaso los lectores de La Jornada pueden creerse esta ridícula explicación?
Imagine usted que un Gobierno de derecha legítimamente electo en las urnas, digamos el de Calderón en México, ante las manifestaciones de la izquierda, hubiera sacado a los militares a la calle para reprimir las marchas con balas de verdad matado a seis personas y persiguiendo judicialmente a López Obrador por homicidio y terrorismo. Que el tabasqueño se hubiera entregado a la PGR y el Presidente Calderón hubiera explicado que ellos, en realidad, le estaban salvando la vida porque la ultraizquierda de La Habana lo quería matar para crear una crisis política y llevar a México a una guerra civil. ¿Qué hubiera dicho La Jornada frente a estos hechos? ¿"Frustra Calderón plan de la izquierda para desestabilizar"?
No lo creo. Lo que pienso es que Venezuela es un desastre económico, político y social. La revolución chavista ha fracasado. Sin Chávez, que tenía más carisma y olfato político que Maduro, está resultando imposible sostenerla. Son ya tantos los problemas que el Gobierno está rebasado y no sabe cómo resolver tanto conflicto. Ante las protestas, han reprimido a la oposición que a lo mejor es de derecha pero que, sólo por este hecho, no merece que los maten, allanen las oficinas de su partido y metan a la cárcel a sus líderes. ¿O sí?
Twitter: @leozuckermann