A un año de su levantamiento tienen presencia en 23 municipios

Por Laura Castellanos

EL UNIVERSAL

TEPALCATEPEC.- La partida de dominó se disputa debajo de una lona a pie de carretera, a un costado de la barricada instalada en la entrada de Tepalcatepec, afuera de las instalaciones de la Unión Ganadera, lugar que hace un año -el 24 de febrero de 2013- sirvió de bastión para el primer alzamiento armado en el México del siglo XXI.

La ronda la libran cuatro hombres canosos y acalorados: un ganadero, un productor de limón, otro de sorgo y uno de mango, mientras media docena de guardias civiles desarmados ven la televisión y, a unos pasos, un par de muchachos detienen vehículos por rutina, para saber su origen y destino.

Miguel Ángel Mendoza, don Mayco, está risueño. Hace un año, él y los productores locales perdieron la cosecha de 2 mil hectáreas de mango porque la docena de empacadoras en Apatzingán que las comercializan se negaron a recibirla porque el cártel de “Los Caballeros Templarios” los había amenazado.

Ahora el exportador del fruto a Norteamérica, Asia y Europa dice estar contento porque podrá cosechar sin riesgo y porque impulsa la creación de la primera empacadora de mango en “Tepequi”, como nombran al Municipio.

También porque cesaron los asesinatos, los plagios, las extorsiones, las violaciones de niñas.

“Gracias a que se levantaron las defensas comunitarias tenemos el Municipio más seguro de todo México, aquí ya está limpio, ya no hay maña”, dice.

Hace un año, en Tepalcatepec había 60 barricadas con decenas de hombres armados que enfrentaban incursiones del cártel. Ahora los parapetos con costales de tierra están abandonados. Sólo se observa uno, el de la Unión Ganadera, con mínima presencia, mientras que en el pueblo ya no se ven hombres armados.

El mismo escenario luce en Buenavista, que se insurreccionó de forma coordinada con Tepalcatepec ese 24 de febrero, y Coalcomán, que se les sumó el 15 de mayo. Los tres municipios conforman un solo corredor que detonó una onda expansiva de autodefensas que continúa desplazándose en Michoacán.

Estanislao Beltrán, vocero del Consejo General de Autodefensas de Michoacán, afirma que a un año de su levantamiento tienen presencia en 23 municipios, de los cuales 14 de ellos “están totalmente limpios”.

Los 14 municipios representan 22% del territorio michoacano, con una población que suma 400 mil habitantes.

El dirigente conocido como “Papá Pitufo” agrega que además avanzan en la depuración de nueve municipios más, que representan 18% del territorio estatal y tienen una población de 650 mil habitantes.

Sin embargo, en dicha avanzada han surgido denuncias por detenciones de presuntos templarios que se dicen inocentes, especialmente en Apatzingán, lo que rechaza el coor