La sorpresiva detención por parte de la PGR impactó su corazón

Última parte

Por Sonia del Valle y Abel Barajas

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- El certificado médico firmado en el AICM por la doctora Viridiana Colín Saucedo dice que a esa hora la frecuencia cardiaca de Elba era de 98 palpitaciones por minuto y su presión arterial estaba en 150/100, cuando los rangos normales son menores a 120/80.

No le observaron golpes o lesiones recientes o evidentes. Articulaba palabras sin dificultad y su signo de Romberg fue negativo, es decir, no tenía problemas con su equilibrio. Sin embargo, su diagnóstico fue de “crisis hipertensiva”.

A las 23:00 horas, ya estaba en el Servicio Médico del Penal de Santa Martha Acatitla, sentada frente a la doctora Montaño, a quien dijo que padecía hipertensión arterial y que no recordaba cuAles eran los medicamentos que debía tomar.

A esa hora, su frecuencia cardiaca estaba en 89 palpitaciones por minuto, pero la presión arterial no cedía: registraba 160/100.

Pese a todo, la doctora Montaño estableció que La Maestra estaba consciente, orientada, cooperadora, con aliento normal y sin lesiones al momento de la exploración. Elba pasó esa noche y la siguiente en las instalaciones médicas de Santa Martha.

En los tribunales, el Gobierno Federal no le ha dado respiro. Utiliza diversas estrategias para retrasar el juicio. Funcionarios que son requeridos por La Maestra no acuden a declarar en su primera cita, a veces ni en la segunda o solicitan vacaciones para las fechas en que son requeridos.

En reiteradas ocasiones, la PGR no ha presentado ante los jueces ni a Nora Guadalupe Ugarte Ramírez ni a Erick Salvador Rodríguez García, testigos colaboradores que son base de otras averiguaciones por lavado de dinero.

Y cuando acuden a las audiencias, los servidores públicos federales resultan ser los más beligerantes.

El 16 de enero pasado, Gordillo presentó ante el juez federal Rubén Darío Noguera al joven contador Luis Javier Flores Gasca, afiliado al Instituto Mexicano de Contadores Públicos y miembro desde 2009 del Instituto Mexicano de Investigación Tributaria.

Flores entregó un dictamen que tilda de ilegal el proceso por defraudación fiscal de 2 millones 199 mil 720 pesos, porque la querella de la Procuraduría Fiscal de la Federación (PFF) no estuvo precedida de una auditoría del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Para Flores Gasca, la diligencia fue todo menos un paseo, y de ello se encargaron Víctor Manuel Martínez Contreras, director de Delitos Fiscales de la PFF, y su colaborador Josué Miguel Contreras Saldívar, quienes trataron de exhibirlo ante el juez como un principiante.

Le preguntaron desde cuándo daba opiniones en asuntos penales y por qué hablaba de jurisprudencias si era contador. Flores admitió que llevaba muy poco tiempo como perito en procesos penales, pero se defendió con su experiencia en el ámbito contable y dijo que estudiaba el tercer semestre de la carrera de derecho.

Pronto, los funcionarios de la PFF convirtieron aquel interrogatorio en una cascada de cuestionamientos a su trayectoria profesional.

-¿Por qué durante las diversas interrogantes de la PGR resta valor o desacredita pruebas y emite comentarios respecto de las jurisprudencias de naturaleza penal? -se le preguntó en aquella diligencia.

-Esta es la segunda vez que presento dictamen para ser rendido ante una autoridad penal, debo aclarar que he emitido dictámenes desde hace 8 años, pero apenas este año se me dio oportunidad de poder rendirlo ante autoridad judicial penal.

-Si dice que estudia la carrera de derecho ¿ya cursó la materia de derecho penal o de teoría general del delito?

Marco Antonio del Toro, defensor de La Maestra, se levantó de su silla y dijo: “objeto la pregunta por impertinente, en tanto que resulta estéril; de lo que hay que preocuparse es de los peritos oficiales que sólo se dedican a dictaminar en causas penales”.

Los de la PFF no se quedaron callados: “de la pregunta se desprende su falta de pericia para emitir opiniones contables en materia penal fiscal”.

Del Toro consiguió que el juzgado desechara el cuestionamiento, lo cual calmó los nervios evidentes de Flores Gasca, aquella vez de traje gris. Al final de la audiencia, el abogado pidió la palabra para dejar constancia de la hostilidad de sus contrapartes.

“Quienes actuaron como peritos de la Procuraduría Fiscal tergiversaron su encomienda... dejaron de ser peritos y auxiliares de la justicia para convertirse en autoridades, por cierto un tanto inquisidores”.



Han pasado 362 días desde su captura

La Maestra sufre 14 afecciones, entre otras, insuficiencia renal, hipertensión, hepatitis C. La primera semana de enero la operaron del maxilar y tiene dos operaciones pendientes: una hernia en la parte media del lado izquierdo y otra en el talón derecho.

Con Gordillo y sus presuntos cómplices, las autoridades rompieron la regla escrita en un convenio vigente desde octubre de 2011, que obligaba a internar en penales federales a todos los consignados por la PGR. La excepción se hizo por cuestiones de salud.

El 26 de febrero de 2013 Gordillo llegó a Santa Martha y durmió dos noches en el área de enfermería; a partir de la tercera, lo hizo en su cama individual de la Torre Médica de Tepepan.

Son las seis de la tarde. La última visita dejó el penal hace más de una hora. Gordillo retoma su lectura. Duerme poco, 3 ó 4 horas al día. Medita.

Dicen que es fuerte. Estoica. No da la impresión de haberse quebrado. Quizá el último de sus lujos sea no vivir el encierro detrás de las rejas.



El museo del SNTE

En octubre de 2012, Elba Esther Gordillo anunció la construcción de un museo en honor a Diego Rivera para los trabajadores de la educación. Allí colocaría toda la obra de arte que, de acuerdo con el arquitecto del proyecto Enrique Norten, había comprado la lideresa magisterial para los maestros.

La lideresa sindical no escatimó dinero alguno, según se establece en un dictamen que el SAT entregó a la PGR el 21 de febrero del año pasado.

La investigación hacendaria halló gastos por más de 3.3 millones de dólares en arte durante los cuatro años previos a la captura de La Maestra, mediante transferencias a galerías de Nueva York, a pintores e historiadores del arte.

Las transferencias se hicieron desde las cuentas bancarias de Nora Guadalupe Ugarte e Isaías Gallardo, así como de la empresa Gremio Inmobiliario El Provisor, las que a su vez eran fondeadas con el dinero de las cuentas del SNTE.

El Provisor -empresa que tenía como accionistas a Gallardo y José Manuel Díaz Flores- hizo diversos pagos a tres galerías de la Gran Manzana.

Depositó a la Leon Tovar Gallery Inc. una suma de 1.6 millones de dólares en dos transferencias del 15 de abril y 16 de mayo de 2011.

A Marian Goodman Gallery le transfirió 500 mil dólares en un sólo depósito del 30 de noviembre de 2011, y a la Alex Em Gallery, 175 mil dólares el 15 de junio de 2011.

El documento del SAT también reporta pagos que en total suman 1 millón 100 mil dólares a pintores, restauradores e historiadores de arte.

Desde el día en que fue encarcelada Gordillo, es una incógnita el paradero de las obras de arte que estaban en sus inmuebles de Polanco, Bosques de las Lomas, Santa Fe y en un almacén del Estado de México.