Por Jonathan Compton
AGENCIA REFORMA
GUADALAJARA.- Bajo investigación se encuentra una mujer que creyó que su hijo de 3 años había muerto tras un accidente y cuando quiso ocultarlo ocasionó su deceso, en Tepatitlán de Morelos.
La acusada es Marcela Tapia Tapia, de 24 años, quien tiene su domicilio en la delegación de San José de Gracia.
El 22 de febrero pasado, la señalada se presentó ante la Fiscalía General del Estado para reportar que el pequeño Jonathan Alejandro Cortés Tapía había sido raptado.
Marcela explicó que estaba en su casa y se disponía a bañar a sus tres hijos, cuando un hombre llamó a la puerta para pedir unas monedas para comer.
La mujer además detalló que iba por el dinero cuando el sujeto jaló al menor y la golpeó para escapar con el niño en brazos, de acuerdo con la corporación estatal.
Durante las indagatorias iniciales, Marcela comenzó a caer en contradicciones en su declaración y fue hasta el 24 de febrero que dijo lo que realmente sucedió.
La madre dijo que Jonathan Alejandro había sufrido una caída con un fuerte golpe en la cabeza que le provocó convulsiones hasta que quedó inconsciente.
Tras intentar que reaccionara, Marcela pensó que había muerto y decidió envolver su cuerpo en plástico y esconderlo en un ropero de su vivienda, según la Fiscalía estatal.
El informe de la autopsia reveló que Jonathan Alejandro falleció a causa de asfixia ya que el plástico le impidió respirar.
Por esto, Marcela quedó a disposición de la Fiscalía General del Estado para determinar su situación legal por la muerte del menor.
En tanto, sus otros dos hijos quedaron al cuidado de los abuelos paternos, pues el esposo de Marcela vive actualmente en Estados Unidos.