A la recaptura del narcotraficante más buscado del mundo deben seguir acciones reales para desmantelar el poder económico y político de los cárteles de la droga, afirma investigador


Por Andro Aguilar
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- La recaptura de Joaquín Guzmán Loera abre la puerta a la administración de Enrique Peña Nieto para dar un giro en el combate al crimen organizado.
El investigador Edgardo Buscaglia señala las dos opciones que tiene el mandatario: continuar con la detención de líderes delincuenciales sin alterar el funcionamiento de los cárteles o desmantelar la redes patrimoniales y de corrupción política