Por Adán García
AGENCIA REFORMA
MORELIA.- Integrantes de grupos de autodefensa tomaron ayer el Palacio Municipal de Apatzingán y exigieron la destitución del alcalde priísta Uriel Chávez Mendoza.
Las también llamadas guardias comunitarias acusaron al edil de tener nexos con el grupo delictivo Los Caballeros Templarios.
Además, colocaron una manta en el balcón principal del edificio, en donde implican a la Policía local en cientos de desapariciones.
“Uriel entréganos a las más de 300 personas desaparecidas que tus policías municipales levantaron o dinos dónde están para darles cristiana sepultura. Renuncia ya”, refería la manta.
Luego de conformar ayer el Concejo de Autodefensas en esa localidad, la más importante de la región de Tierra Caliente, las autodefensas arribaron ayer a las 9:00 horas al Palacio Municipal para tomar control del inmueble.
Sin embargo, seguidores del edil se apersonaron en el lugar y armaron una valla humana para evitar el ingreso de los civiles.
Por espacio de una hora ambos grupos intercambiaron consignas, unas de apoyo al alcalde y otras que exigían su salida.
“Sr. Presidente Uriel Chávez Mendoza. Los niños y jóvenes le agradecemos su apoyo al deporte y a la educación”, se leía en una manta que llevaron empleados del Ayuntamiento.
Cerca de las 10:30 horas arribó el edil, quien subió a un templete y dirigió desde ahí un mensaje en el que acusó al vicario de la Diócesis de Apatzingán, Gregorio López, de incitar a la violencia.
“Todo lo que ha dicho el padre Goyo de mi persona es falso ¡Viejo mentiroso! No sabe ni lo que dice. Es una persona inculta”, reclamó Chávez.
El párroco, quien es además promotor de los grupos de autodefensa, ha acusado al alcalde de servir a los intereses del grupo delictivo Los Caballeros Templarios.