Staff
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- La comercialización de autos ligeros este 2014 será más bien modesta según el desplazamiento en ventas que mostró el sector en enero y febrero, según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA).
En el primer bimestre del año se vendieron 165 mil 442 unidades, un incremento de apenas de 0.6 por ciento respecto al 2012, de acuerdo a cifras de la institución.
El año anterior se vendió en este periodo 164 mil 442 unidades, pero estuvieron 9.6 por ciento arriba que en idéntico periodo de 2011.
“En el crecimiento acumulado del primer bimestre se refleja un crecimiento mínimo de 0.6 por ciento, lo cual nos lleva a concluir que para este año 2014 el mercado interno automotor se encuentra estancado y muy por abajo de las expectativas y los pronósticos que la mayoría de los analistas del sector, el Banco de México y la propia industria automotriz a través de AMIA y AMDA teníamos fincadas en el arranque de este 2014”, explicó Guillermo Rosales Zárate, director ejecutivo de la AMDA.
Para este año, la institución elaboró tres escenarios de ventas en el mercado doméstico, uno de base con una proyección de ventas por un millón 125 mil unidades, uno intermedio que consideraba un millón 138 mil unidades desplazadas y uno con las expectativas más altas, con un millón 150 mil vehículos vendidos.
Sin embargo, Rosales descarta que este último se pueda concretar.
“Los resultados del primer bimestre dan un margen muy poco probable para que este tercer escenario de un millón 150 mil unidades vendidas se pueda registrar”, precisó Rosales.
De acuerdo a este experto, la explicación parte del bajo nivel de confianza del consumidor mexicano respecto a la situación económica general así como la poca expectativa en compras de bienes de consumo duraderos.
Los registros muestran que este año los niveles de desconfianza son similares a los del primer bimestre de 2009, momento más grave de la crisis financiera.
Sin embargo, Eduardo Solís, presidente de la AMIA, señaló que el estancamiento en el mercado interno no tendrá un impacto en la producción nacional puesto que el 80 por ciento se destina a la exportación y el peso relativo que tiene el mercado nacional es reducido.
“El mercado se está aplanado porque el consumo interno tuvo un crecimiento de sólo 0.6 por ciento cuando el año pasado tuvo un incremento de 9.6 por ciento, lo cual nos genera focos amarillos”, indicó.
Según la AMDA, el potencial de consumo interno es por arriba de un millón 600 mil unidades al año pero es necesario reactivar el mercado interno para que se pueda cumplir esta condición.