Revelan la incursión del cártel michoacano en la venta de partes humanas

Por Marcos Muedano
EL UNIVERSAL
MORELIA.- El sobrino de uno de los jefes de la organización criminal autodenominada como “Los Caballeros Templarios” fue arrestado en el Oeste de México, acusado de asesinato de menores de edad para extracción y venta de órganos, informó la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán.
Manuel Plancarte Gaspar pertenece a la misma organización criminal que su tío, Enrique “Kike” Plancarte, uno de los dos principales mandos de la organización delictiva, después de la muerte de su fundador, Nazario Moreno, “El Chayo”, el 9 de marzo pasado, durante un operativo militar que tenía como objetivo su detención.
De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública, “es investigado por la muerte de menores de edad, a quienes extraía sus órganos para venderlos” y fue arrestado en posesión de un vehículo robado.
Hasta ahora no se tenía conocimiento de que los “templarios” también estuvieran involucrados en el tráfico de órganos.
Las autoridades informaron sobre la detención de Plancarte Gaspar a través de la red social Twitter y no dieron más detalles sobre los delitos que se le imputan.
El grupo criminal surgió en el año 2010 como sucesor de “La Familia Michoacana” y se convirtió en una de las organizaciones más peligrosas del territorio nacional, con actividades que van desde la fabricación de metanfetaminas, el secuestro, la extorsión y la extracción y exportación de minerales.
El Gobierno Federal ha intensificado en los últimos meses los operativos en Michoacán, donde, además de los cárteles, operan grupos de autodefensa, milicias civiles armadas, que también han sido acusadas de incurrir en abusos contra la población civil.
Junto a Plancarte fue detenido Ricardo Morales, acusado también de estar vinculado con una red de tráfico de órganos tomados de menores que eran secuestrados y trasladados a casas de seguridad.
En esos lugares la banda contaba “con equipo y médicos para extraer sus órganos y posteriormente venderlos”, afirmó el alto funcionario en declaraciones a los periodistas en Morelia, la capital de Michoacán.
De acuerdo con información oficial, Plancarte Gaspar, de 34 años, pertenece a un grupo del crimen organizado no identificado, presumiblemente los” templarios”, que operan fundamentalmente en el Estado de Michoacán.
Su tío Enrique Plancarte Solís, “Kike”, es uno de los dos principales dirigentes del grupo criminal “Los Caballeros Templarios” que están prófugos, junto con Servando Gómez Martínez, “La Tuta”.
Las autoridades mexicanas ofrecen una recompensa de 10 millones de pesos (unos 770 mil dólares) a quien dé información que lleve a la detención de “Kike” Plancarte, la tercera parte de la recompensa fijada por “La Tuta”.
Las autoridades han asestado duros golpes a los templarios en las últimas semanas con la detención de algunos de sus dirigentes o la muerte de otros en choques armados con las fuerzas de seguridad.