Los trabajadores -formales e informales- que carecen de servicios de salud en el País es de 31.8 millones de personas

Por Dolores Ortega

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- En 2013, la brecha entre trabajadores registrados en el SAT -como asalariados- y los inscritos en el IMSS siguió creciendo, ahora en 9.36%, respecto a 2012.

Según el Sistema de Administración Tributaria (SAT), a diciembre del 2013 había en el País 25 millones 782 mil contribuyentes activos inscritos como asalariados.

Cuando en el IMSS, sólo había inscritos 16 millones 525 mil trabajadores formales, lo que significa que 9 millones 257 mil asalariados no reciben beneficios de salud ni seguridad social.

En el 2012, ese diferencial era de 8 millones 465 mil trabajadores que sólo figuraban en el padrón de contribuyentes -como asalariados- y no en el IMSS.

Aunque de acuerdo al INEGI, la cifra total de trabajadores -formales e informales- que carecen de servicios de salud en el País es de 31.8 millones de personas.

Anna María Garza, socia fiscalista de Pérez Góngora y Asociados, explicó que el diferencial puede ser a causa de los empleados registrados en el SAT bajo asimilados a salario, de quienes los patrones no están obligados a inscribir en el IMSS.

“La diferencia deben ser los asimilados a salarios, son quienes pueden tributar para efectos de ISR (en el capítulo primero de Sueldos y Salarios de la Ley de ISR) como asimilados a salarios, sin que por ello se tenga una relación de trabajo y por tanto la obligación de tributar en el IMSS”, añadió.

Otro especialista, que pidió omitir su nombre, atribuyó el diferencial a que los patrones prefieren enterar el pago del impuesto al SAT, que pagar una cuota de seguridad social al IMSS.