Por Liliana Alcántara
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- El 41% de la población indígena no es derechohabiente de los servicios de Salud, aseguró la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), por lo que llamó a las autoridades de los tres niveles de Gobierno a atender el rezago existente en este sector.
Indicó que el Estado está obligado a tener una intervención más activa en la protección de la salud de esas minorías, por lo que les debe garantizar el debido acceso a los servicios de salud, atendiendo sus usos y costumbres.
En un comunicado de prensa, el organismo insistió que es necesario atender y resolver la problemática que en materia de atención de la salud enfrentan las comunidades indígenas.
“Se deben adoptar políticas públicas eficientes a fin de generar las condiciones socioculturales y económicas que les permitan disfrutar escenarios de igualdad en general, especialmente en el respeto y consolidación de su derecho a la protección de la salud”, recalcó.
Señaló que reconoce los avances que se han realizado en los últimos años en esta materia, pero destacó que en algunos estados y municipios subsisten grandes rezagos porque se les niegan los servicios o son de mala calidad.
Manifestó que esta situación es particularmente grave entre los miembros de las comunidades, debido a su situación de vulnerabilidad y a diversos factores de riesgo que enfrentan.
Citó que el derecho a la salud está consagrado en los artículos 2 y 4 de la Constitución, así como en diversos instrumentos nacionales e internacionales de los que México es parte.
Ante este panorama, la CNDH aseguró que como vigilante del cumplimiento de los derechos humanos en el País “fortalece sus acciones para propiciar la atención puntual de la salud de los pueblos y comunidades indígenas de México, y en cumplimiento de sus obligaciones en la protección, defensa, observancia, promoción, estudio y divulgación de los derechos humanos, realiza diferentes foros, seminarios y jornadas de capacitación sobre la materia”.
En el Sistema Nacional de Alerta, este organismo tiene registradas 510 quejas en materia de salud, de las cuales 47 corresponden a los estados con población mayoritariamente indígena como Oaxaca (22), Chiapas (21) y Guerrero (4), donde la CNDH ha documentado casos de negligencia y omisión por parte del personal de los hospitales rurales, principalmente en casos de mujeres indígenas embarazadas que dieron a luz en condiciones insalubres, afuera de los centros de Salud.
En materia del sector indígena, en concreto, el Sistema Nacional de Alerta reportó 38 quejas relacionadas también a las deficiencias que existen en los servicios de salud y en el sistema de justicia de la población indígena.