Banner

Por Horacio Jiménez
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- La Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados analiza las opciones que tiene para coadyuvar en la reducción de posesión, portación y uso de armas de fuego de cualquier tipo entre los ciudadanos.
En un punto de acuerdo, que presentaron los diputados del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía Berdeja y Ricardo Monreal, se busca que los tres niveles de Gobierno realicen campañas para el desarme, debido a que en México sólo el 0.1% de personas que poseen pistolas en el País está autorizado a portarlas.
El 3 de abril El Universal publicó un reportaje en donde se demostró cómo ante el crecimiento de la inseguridad también aumentó el número de personas que poseen armas.
En el documento se detalló que de 2008 a 2013, sólo se otorgaron 318 licencias individuales de portación de armas, de las mil 627 que fueron solicitadas.
Además, en el País sólo 3 mil 400 personas poseen este tipo de licencia y de ellas el 0.002% corresponde a mujeres: 20.
Mencionó que de ese total el Distrito Federal encabeza la lista con más licencias de portación, con mil 743; seguido por Nuevo León, con 586; el Estado de México, con 296; Jalisco, con 105, y Querétaro, con 86.
Mejía Berdeja y Monreal Ávila destacaron que varias entidades y municipios del País llevan a cabo campañas de desarme voluntario o mejor conocidas como de “despistolización”.
Ello con la finalidad de asegurar artefactos que no cuenten con permisos y generar conciencia en la población sobre los riesgos que implica y para fomentar la cultura de la paz.
Resaltaron que este tipo de campañas demuestran la urgente necesidad por hacer un replanteamiento institucional respecto al mercado de armas de fuego, sobre todo por factores como el narcotráfico, el incremento de la violencia en el País y el tráfico de armas provenientes de otros países, como EU, hacia México.
En el documento, los legisladores precisaron que México es uno de los países en América Latina que tiene más restricciones en sus leyes para que sus ciudadanos puedan poseer y portar armas de fuego, pero paradójicamente circulan miles de ellas en sus calles.
Por ello, argumentaron, es imprescindible que el Ejecutivo federal, gobernadores y jefe de Gobierno del Distrito Federal y de los ayuntamientos, realicen campañas educativas permanentes que induzcan a reducir la posesión, la portación y el uso de armas de cualquier tipo, tal y como se establece en la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.