Por Arcelia Maya
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Napoleón Gómez Urrutia, líder del sindicato minero, dijo que la persecución en su contra es ridícula porque las autoridades mexicanas saben dónde está.
“Aquí estoy esperándolos”, señaló en una videoconferencia desde Canadá, en la sesión inaugural de la 38 Convención General Ordinaria del gremio.
“Aquí han venido funcionarios públicos de primer nivel, incluso la propia secretaria del trabajo a hablar conmigo, incluso senadores y diputados”.
La semana pasada se dio a conocer que un Tribunal Unitario del Distrito Federal confirmó la orden de aprehensión contra el líder minero y le negó un amparo por considerarlo infundado.
“Han llegado al extremo de decir que van a buscar órdenes de aprehensión y de localización como si quisieran darle un toque policiaco”, manifestó.
“Como si yo fuera un fugitivo que se está escapando, es infantil compañeros”.
Gómez Urrutia expuso que está viviendo una persecución política porque se le quiere acusar dos veces del mismo delito, lo que, -dijo-, es anticonstitucional.
“¡Vicente Fox, Felipe Calderón, le hicieron los mandados al líder Napoleón!”, corearon los trabajadores.
En las instalaciones del sindicato, donde cientos de mineros se congregaron, su dirigente comentó que las autoridades mexicanas han solicitado a la Interpol que apliquen una ficha roja para mantenerlo en Canadá, pero la policía extranjera negó la petición.