EL UNIVERSAL
CHILPANCINGO.- El sector empresarial informó que en las últimas semanas se han cometido ocho secuestros de sus agremiados en Chilpancingo, pese a la presencia de policías federales, soldados y miembros de la Fuerza Estatal que conforman el Mando Único, que inició labores de vigilancia el pasado 2 de marzo.
En conferencia de prensa, el ex dirigente de la Cámara Nacional de Comercio (CANACO), Pioquinto Damián Huato, informó en su primera aparición pública después de haberse exiliado por la violencia en el estado, que los empresarios están ahorcados porque los delincuentes tienen un nuevo modo de operar: “van hasta las puertas de las casas”.
Ejemplificó el caso del empresario hotelero, Rigoberto Payán Mejía, quien fue privado de su libertad este miércoles alrededor de las 9:20 horas frente a su casa.
“Hay una inseguridad brutal, los secuestradores han elevado su nivel de salvajismo, antes te daban una golpiza, te quebraban dos, tres, cuatro costillas... ahora te amenazan de muerte, que si denunciaban te mataban a tus hijos, al que les quitaban los vehículos les exigen que no denuncien”, señaló.
El empresario, acompañado por varios miembros de la CANACO, mostró un video que aseguró le hicieron llegar a su edificio ubicado en el zócalo de la ciudad en un sobre color amarillo.
En la grabación se observa cómo presuntos miembros de la delincuencia organizada toman de manos de supuestos policías federales chalecos de esa corporación y realizan un plagio.
Esa situación, dijo Pioquinto, tiene a todos preocupados porque la inseguridad no ha disminuido ni con la presencia de las fuerzas federales.
Agregó que de ser cierto lo que aparece en la cinta, que dura alrededor de 20 minutos, autoridades están coludidas con la delincuencia organizada.
En la conferencia, algunos comerciantes denunciaron que han sido víctimas de robos a sus negocios y que a pesar de que han hecho las denuncias de esos hechos, no trasciende en ninguna investigación seria y los delincuentes siguen en las calles, cometiendo atracos.
En el video fechado el 23 de mayo se observa cómo una vialidad es obstruida por una camioneta color blanco de lujo, del otro lado de la vía se ubica una presunta patrulla de la PF con matrícula 15216, que al parecer auxilia a los supuestos delincuentes a llevarse a un joven de estatura promedio con bermuda clara y playera negra, que días después, según dijo, apareció muerto.
Comentó que ese joven, según leyó en los periódicos, era taxista y fue encontrado en la colonia María Dolores al norte de la ciudad.
Lamentó que el Gobierno del estado no haya hecho nada al respecto de la petición de seguridad y descartó que formen grupos de autodefensa “nosotros pagamos nuestros impuestos para que nos cuiden, para que nos garanticen la seguridad”.
Añadió que valorarán como empresarios las acciones que siguen, además de las denuncias públicas, pero exigieron a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) que investigue los secuestros a la brevedad, así como lo hacen con la clase política, “que es una clase privilegiada. Nos dividimos en castas, la casta política, los empresarios, que estamos en extinción y la casta política es intocable, todos los demás somos prescindibles”.
Pioquinto Damián fue víctima de un atentado en el que perdió la vida su nuera.