Por Antonio Nieto
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Cuatro niños de 3, 7, 9 y 12 años de edad fueron rescatados de una casa en la Colonia Prohogar, en Azcapotzalco, donde estaban abandonados, desnutridos y con mordeduras de ratas.
Según lo asentado en el expediente FNNA/59/T1/01789/14-06, las víctimas rascaban las paredes del inmueble para comer el cemento y yeso que desprendían.
Vivían entre montones de basura, con el televisor encendido las 24 horas y eran regañados si salían de la pequeña habitación a la que estaban confinados.
El menor de 7 años de edad está hospitalizado por un severo cuadro de anemia y mordedura de roedores.
El procurador capitalino, Rodolfo Ríos, explicó en entrevista que el Ministerio Público de la Fiscalía del Menor reúne pruebas para acusar de violencia familiar por omisión a la madre de los niños, Viridiana Jiménez Gutiérrez, quien supuestamente es sexoservidora.
La mujer fue detenida, se negó a declarar y por no ser delito flagrante fue dejada en libertad bajo reservas de ley; el padre de los niños se encuentra preso en el Reclusorio Oriente por robo.
“Hay, evidentemente, un delito de violencia familiar, con una hipótesis de omisión de cuidados, la madre podría ser responsable, pero es muy probable que haya responsabilidad, ella la tenemos localizable”, subrayó Ríos.
Fue a través de una denuncia vecinal que personal de la Procuraduría local (PGJDF) intervino y trasladó a los afectados al albergue temporal de la dependencia.
“Ya tenemos la comunicación con el DIF, ahorita los niños están en el alberge temporal en espera de ser canalizados a una casa hogar; ya se acercaron algunos familiares pero no han podido acreditar las buenas condiciones para tener a los niños.
“Uno de los menores ni siquiera está registrado, se tendrán que hacer pruebas de ADN, si ya después hay condiciones para que algún familiar se los lleve, así será, si no, la Procuraduría determinará qué es lo mejor para ellos”, recalcó el procurador.