Banner

Por Paloma Villanueva
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Representantes de 83 organizaciones de la sociedad civil acudirán hoy al Senado para exigir una reunión con los miembros de la Junta de Coordinación Política y pedir que se disuelva la recién creada Comisión de la Familia y Desarrollo Humano.
Haydé García, coordinadora de relaciones interinstitucionales de Católicas por el Derecho a Decidir, señaló en entrevista que la reunión tendría dos objetivos fundamentales.
“Queremos pedir la explicación de cómo fue constituida esta comisión y porqué fue constituida bajo estos objetivos que van en contra de derechos humanos constitucionalmente garantizados.
“Por otro lado vamos a plantear la posibilidad de la derogación de esta comisión porque una comisión de esta corte no puede garantizar la progresividad de los derechos como es obligación del Estado”, declaró.
Las organizaciones encabezadas por Católicas por el Derecho a Decidir difundieron una carta en la que alertaron que la asignación de recursos públicos, que asciende a más de 3 millones de pesos anuales, a la Comisión de la Familia, representa una violación constitucional por que se utilizarían para generar políticas públicas con fundamentos religiosos.
“En un Estado laico y democrático como el mexicano, es indispensable que el espacio político se mantenga libre de influencias religiosas para poder responder a los intereses de todos los ciudadanos y no sólo a los de ciertos sectores de la sociedad”, apuntaron en la misiva dirigida a la Junta de Coordinación Política.
María Consuelo Mejía, directora de Católicas por el Derecho a Decidir, calificó la creación de la Comisión de la Familia como un retroceso y un acto discriminatorio.
“México no puede volver atrás 25, 35 o 45 años, esto es un completo retroceso, es absurdo, una falta de respeto, de reconocimiento de derechos ganados, un acto discriminatorio y esta sociedad ya no tolera este tipo de cosas, es demasiado burdo”, declaró en entrevista.
Advirtió también que la Comisión de la Familia pretende eliminar derechos como la interrupción legal del embarazo y los matrimonios y adopción en parejas del mismo sexo.
“Quieren echar para atrás lo que ya se ha ganado y aceptado, estos derechos ganados no son solo de las feministas aisladas ni de la comunidad LGBTTTI, es un avance de la democracia que estos derechos existan en este País”, afirmó.
“Es un avance en un País moderno y ellos creen que pueden volver a poner las cosas como si estuviéramos en la edad media”, consideró.