El IPC y los principales índices sectoriales registraron un desempeño a la baja en los primeros tres meses del año


Por Miguel Ángel Pallares Gómez
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- El crecimiento de las empresas y la economía el primer semestre de 2014 fue insuficiente en comparación con las expectativas del mercado; sin embargo, se registraron las primeras señales moderadas de recuperación, consideraron analistas.
En la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) inició el año en 40 mil 900 puntos, pero para finales de marzo cayó a 37 mil 900, su peor nivel en 2014; no obstante, días más tarde comenzó una recuperación que la llevó a cerca de 42 mil 400 unidades, al cierre del primer semestre.
El IPC y los principales índices sectoriales registraron un desempeño a la baja en los primeros tres meses, pero a partir de mayo la tendencia cambió e inició su racha alcista. El sector de telecomunicaciones fue el único sector que estuvo marcado por una alta volatilidad.
De enero a junio, las empresas con los mayores rendimientos en el IPC fueron Gruma, IEnova, GAP, Alsea, OHL, Televisa, Cemex, Pinfra, Arca Continental e Inbursa, que registraron crecimientos en el precio de sus acciones desde 4.17% hasta 53.57 por ciento.
“IEnova pertenece al sector de energía y ha sido una opción para participar en el sector por las reformas; Gruma trae la tendencia positiva desde 2013 y ha hecho cambios organizacionales favorables”, explicó Carlos González, director de Análisis del Grupo Financiero Monex.
Las empresas con menores ganancias en el precio de sus títulos fueron Elektra, Industrias CH, Alpek, Comercial Mexicana, América Móvil, Bolsa, Coca Cola Femsa, Chedraui, Bimbo e ICA, que registraron bajas de 23.48% hasta 5.2% en el primer semestre de 2014.
“El impacto en la Bolsa ha sido especialmente por el tema de las reformas y a mediados de marzo comenzó a crecer impulsada por la liquidez mundial que aún prevalecía”, dijo González.
En México, los principales indicadores del consumo como las ventas de tiendas minoristas, reportaron cifras negativas en sus ingresos a tiendas iguales de enero a marzo, pero los dos meses siguientes registraron alzas, según la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales.
“Tuvimos un primer semestre difícil, incluso más complicado de lo anticipado por el Gobierno. Comenzamos a ver que la actividad económica da signos que pudiera cambiar de sentido, pero será hasta agosto o septiembre cuando se compruebe si hay una franca mejora, por ahora el crecimiento es insuficiente”, agregó Antonio Quesada, de la firmaz PwC.
“El primer semestre será recordado por una fuerte desaceleración de la economía. Los sectores más afectados son las ventas de autoservicios, ventas de automóviles y construcción de vivienda particular, en general el consumo se ha visto afectado por la reforma fiscal, pero en la medida en que entremos al segundo semestre el gasto e inversiones aumentará”, destacó Raúl Feliz, catedrático del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).