Ordena juez a la Función Pública anular la inhabilitación de la empresa para obtener contratos con el Gobierno Federal

Por Víctor Fuentes y Alan Miranda

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- La empresa proveedora de Pemex, Oceanografía, recibió una tabla salvavidas.

El juez federal Felipe Consuelo Soto ordenó al Gobierno suspender la inhabilitación que le impuso en febrero para recibir contratos públicos, lo que la hará mucho más atractiva para inversionistas interesados en rescatarla.

La empresa debe casi 18 mil millones de pesos a 149 acreedores, y sólo tiene mil 76 millones de pesos en activos líquidos.

Consuelo declaró ayer en concurso mercantil a Oceanografía, empresa intervenida por el Gobierno a principios de marzo, cuando Banamex reveló que había sido víctima de un fraude por 500 millones de dólares, perpetrado con cuentas por cobrar con Pemex que eran falsas.

Con la sentencia inicia el periodo de un año para buscar la reestructura de la empresa, proceso que estará a cargo de un conciliador, o de lo contrario será declarada en quiebra.

La suspensión de la inhabilitación de Oceanografía para celebrar contratos con el Gobierno Federal sólo tendrá vigencia mientras transcurre el concurso mercantil, aseguró el juez en entrevista.

El juzgador explicó que su fallo tiene como propósito salvar las fuentes de empleo y garantizar el pago a los acreedores, porque Petróleos Mexicanos (Pemex) es el único cliente de Oceanografía y su única fuente de ingresos.

“El hecho de que ya no pudiera seguir concursando para obtener nuevos contratos puede hacer que la empresa no pueda tener las condiciones de viabilidad para lograr salvarse de la quiebra”, detalló.

La posibilidad de volver a concursar no significa el otorgamiento automático de contratos, explicó, sólo representa un mensaje positivo para probables inversionistas y acreedores de que los adeudos serán cubiertos.

El Servicio de Administración y Enajenación de Bienes, administrador de Oceanografía, fue quien el 27 de junio solicitó al juez levantar “temporalmente” la inhabilitación, que estaría vigente hasta noviembre de 2015.

El juez Consuelo también ordenó a Pemex reintegrar los montos que, a partir del 28 de febrero, dedujo a la empresa por aplicación de penas convencionales en los contratos aún vigentes, y reiteró a la paraestatal la orden de seguir depositando directamente los pagos por servicios recibidos en cuentas de Oceanografía, no en cuentas de sus acreedores.