Por Silvia Garduño
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Ante el aumento exponencial de la migración infantil procedente de los países de América Central, México no está contemplando revisar sus políticas de refugio.
Así lo aseguró ayer el Canciller José Antonio Meade tras señalar que son mínimas las solicitudes de asilo de centroamericanos que estén huyendo de sus países por violencia.
“No (se está evaluando el tema de los refugiados). Se está revisando puntualmente caso por caso.
“Y la valoración de México, al día de hoy, es una evaluación que se hace alrededor de la solicitud específica y no de un planteamiento genérico”, indicó.
“México tiene hoy instancias específicas para atender las solicitudes. Hace una valoración cuidadosa de cada una de ellas y está atento de revisar, en todos los casos, los méritos de cada solicitud en lo individual para darle respuesta adecuada”.
El funcionario precisó que la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), que depende de la Secretaría de Gobernación, no ha registrado un incremento sustancial en el número de solicitudes de asilo.
No obstante, la semana pasada, la Embajadora Emérita y ex canciller Rosario Green afirmó que ante la escalada de la violencia criminal en Centroamérica, México estaría en posibilidades de otorgar refugio a los niños migrantes, haciendo gala de su tradición de asilo.
Además de Green, las agencias de Naciones Unidas que atienden el fenómeno (UNICEF, ACNUR y la Organización Internacional de las Migraciones) se pronunciaron por buscar alternativas a la deportación de niños y adolescentes, entre ellas el refugio.