La Fuerza Rural de Michoacán dispone de armas de uso exclusivo del Ejército

Por Benito Jiménez
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Los ex autodefensas de Michoacán, aglutinados ahora en la llamada Fuerza Rural, están armados hasta los dientes.
Actualmente acopian más de 9 mil armas, en su mayoría para uso exclusivo del Ejército.
La Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) registró en poco más de dos meses un total de 9 mil 448 armas de fuego de las cuales mil 369 son fusiles automáticos o semiautomáticos calibre 7.62x39 milímetros.
Un reporte de la SEDENA dado a conocer a través de Transparencia, refiere que alrededor de 300 fusiles calibre 7.62x39 milímetros son del tipo AK-47, conocidos como cuernos de chivo, con variantes como el AK-M, el AK-S, y unos más sofisticados como el AK-9 utilizado por la milicia rusa.
El registro de armas por parte del Ejército se llevó a cabo en 27 municipios de Tierra Caliente entre marzo y mayo, sin que éstas hayan sido confiscadas.
Por el contrario, los grupos de autodefensa fueron abastecidos con 6 mil fusiles AR-15 calibre 223 x 5.56 milímetros, modelo XM15-E2S y pistolas Pietro Beretta calibre 9 milímetros cuando se integró la Fuerza Rural en los municipios de Buenavista y Tepalcatepec el 10 de mayo pasado.
El comisionado Alfredo Castillo explicó que la intención es que los nuevos agentes no utilicen las armas prohibidas por ley, pero que aún poseen.
De acuerdo con el reporte del Ejército, las autodefensas cuentan en sus domicilios con 2 mil 363 fusiles AR-15, 204 fusiles de asalto calibre .553 y 658 armas calibre .223.
Otras armas registradas son 867 carabinas, calibres 223, 30, 5.56, así como escopetas calibres 12, 16, 20 y 22 mm.
En cuanto a las armas cortas, la SEDENA indicó que fueron registradas 111 pistolas calibre 357 Magnum, mil 523 calibre 380 y 979 pistolas calibre 9 mm.
Entres las curiosidades del arsenal registrado se encuentra una subametralladora calibre .40 Kal Tec SUB2000 con un diseño plegable.
También se apuntó una Uzi Minicarbine calibre 9 mm con cañón de 16 pulgadas y para rondas de 20 a 29 disparos; y una subametralladora P90 calibre 5.7x28 milímetros, de fabricación belga, con munición perforante de blindajes.
También figura una subametralladora Carbon-15 calibre 5.56 de cañón recortado, operada por gas y con capacidad para 30 municiones.
Los militares registraron asimismo una subametralladora MP-5 calibre 9 mm capaz de disparar hasta 700 balas por minuto con un alcance efectivo de 150 metros.
La KG-9, utilizada por diversas mafias de Estados Unidos fue otra de las armas que los ex autodefensas registraron en los módulos de SEDENA. Aunque es pequeña, de 1.2 kilos de peso, cuenta con un tambor para 72 municiones que poseen un alcance efectivo de 50 metros a una velocidad de 360 metros por segundo.
Otra curiosidad es una PAP-M85PV 5.56 serbia, famosa por su empuñadura negra, antebrazo de madera y con similitudes a la AK-47 pero más ligera.
Entre la gama de subametralladoras en poder de las autodefensas también se encuentra una M-40, utilizada por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, con una cadencia de tiro de 500 disparos por minuto, capacidad para 32 balas, alcance preciso de hasta 200 metros y calibre de 9 mm.
Los grupos de autodefensa mantienen presencia en varias localidades de la entidad, custodian en barricadas y apoyan en operativos de fuerzas federales.
El Gobierno Federal advirtió que a partir del 10 de mayo pasado no podría haber personas armadas en las calles. Sin embargo, civiles sin uniforme y con armas largas han sido vistos en las cercanías de Morelia y en otras zonas de la Entidad después de esa fecha.