Banner

Por Ernesto Gómez y
Alejandro Alvarado
AGENCIA REFORMA
GUADALAJARA.- Afuera de la Casa Hogar Hospicio Cabañas, tres madres hacían guardia para que les devolvieran a sus hijas, quienes hasta ayer permanecieron en el albergue “La Gran Familia”, en Zamora, Michoacán.
Virginia Luna esperaba a sus hijas Andrea y Guadalupe. Desde las 9:00 horas insistía en la puerta del hospicio ubicado en la colonia Residencial Victoria, en Zapopan, y solamente encontraba largas y más papeles y estudios que llenar para reencontrarse con ellas.
Sus dos hijas son parte del grupo de 48 niños originarios de Jalisco que vivían en el albergue fundado por Rosa Verduzco, y que fueron trasladados en cinco camionetas del DIF Jalisco al Hospicio Cabañas.
Según un comunicado de la dependencia estatal, 18 de los 48 menores de edad fueron devueltos a sus familias originarias de los municipios de Guadalajara, Santa María del Oro, Tonalá, Villa Purificación y Zapopan.
Funcionarios del DIF señalaron que los infantes recibirán apoyo y serán analizados tanto física, emocional y psicológicamente.
Autoridades del DIF Guanajuato también están a la espera de 13 niños y jóvenes que como los de Jalisco fueron ingresados por sus padres al albergue del cual fueron liberados el pasado martes por el Ejército y la Procuraduría General de la República (PGR), luego de recibir 50 denuncias por explotación económica y abusos sexuales.