Por Nurit Martínez
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- La Organización de Naciones Unidas (ONU), a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México, aseguró que los más de 11 millones de jóvenes entre 15 y 19 años de edad enfrentan situaciones de violencia, pandillas, portación de armas y embarazos tempranos en las escuelas o, bien, 22% de ellos no estudian ni trabajan (“ninis”), por lo que anunció seis áreas de intervención prioritarias para enfrentar esos “problemas”.
Por su parte, la Secretaría de Educación Pública (SEP) anunció cinco estrategias para enfrentar las condiciones de violencia y adicción que se dan en las escuelas.
Esta dependencia informó que se dará capacitación a 13 mil 500 profesores y directores; se realizará un diagnóstico para identificar los problemas de cada plantel; y se ampliará el programa Construye T a 2 mil 500 bachilleratos que tienen altas tasas de embarazos, violencia y marginación social.
Durante la ceremonia en la que se anunció un cambio al programa Construye T, que atiende la violencia escolar en la educación media superior, María del Carmen Sacasa, representante residente adjunta del PNUD, informó que -junto a la Secretaría de Educación Pública (SEP)- se buscará intervenir en seis áreas: la inserción laboral, el ingreso a la educación media, el acceso a servicios de salud, además de la educación sexual y reproductiva entre los jóvenes.
Explicó que se crearán estrategias para reducir la brecha digital, prevenir la violencia e impulsar la participación de este grupo en la sociedad.
En el patio central de la SEP y ante el subsecretario de Educación Media Superior, Rodolfo Tuirán Gutiérrez, la representante de la ONU dijo que en México hay más de 11 millones de jóvenes de entre 15 y 19 años y casi 22% de esos jóvenes no estudian ni trabajan, es decir son “ninis”.
La funcionaria agregó que 37% de este sector que asiste a la escuela han sufrido alguna forma de violencia y 28% reporta que consume drogas cerca o dentro de la escuela.
Las cifras revelan que “21% tiene compañeros que ingresan armas a la escuela y 53% conocen a alguien de su salón de clases que están en pandillas”. Sacasa explicó que -según estas cifras- “muchos de los jóvenes que no participan o no continúan la educación escolar es por embarazos tempranos. Muchas de las mamás tienen entre 15 y 19 años” de edad.
Esas proporciones, enfatizó, dan dimensión de la “magnitud del problema y el desafío que tiene México”.
Anticipó que con el cambio de enfoque del programa Construye T, la SEP junto al PNUD y organizaciones de la sociedad civil buscarán intervenir para enfrentar esa situación.
En su intervención el subsecretario de Educación Media Superior, Rodolfo Tuirán Gutiérrez, dijo que el programa se ampliará a 2 mil 500 planteles adicionales, lo que significa dos millones de alumnos, esto es, uno de cada dos que iniciaron el presente ciclo escolar -2014-2015- será atendido bajo el programa Construye T.
Los dos mil 500 planteles que se sumarán a Construye T fueron seleccionados porque son los que registran “altos niveles de violencia, altas tasas de embarazos y altos índices de marginación”, dijo el subsecretario.
Anunció que a partir de este martes se impulsarán cinco estrategias de Construye T para mejorar el clima escolar, como que: se capacitará a 2 mil 500 directores de planteles públicos para que tengan mejor comunicación con los padres de familia; se formará a 11 mil docentes bajo el nuevo enfoque de desarrollo de habilidades socioemocionales para prevenir la violencia.
Se instalarán comités en cada una de las escuelas que harán diagnósticos sobre los principales problemas que enfrentan y se realizarán actividades para promover el respeto y la apreciación por la diversidad.