Por Natalia Vitela
y Adriana Alatorre
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- La obesidad ha sido declarada una epidemia a nivel mundial, pero en México este dato no pesa.
Los kilos de más en los niños se asocian incluso con características positivas.
Al menos 40% de las madres mexicanas con hijos obesos califica la salud de sus vástagos como “sana” y encuentra que “son más inteligentes, simpáticos y cariñosos”, según un estudio del Hospital Infantil de México.
Ver a un pequeño con sobrepeso no es percibido como un riesgo para la salud, alertan expertos. Esto se conoce como “normalización” de la obesidad.
“Estamos acostumbrados a ver a uno de cada tres niños con sobrepeso y obesidad. Nos parece que, si no están (obesos) extremos, están normales”, señala Salvador Villalpando, coordinador de la Clínica de Obesidad del Hospital Infantil.
Como consecuencia, cada vez más menores presenten enfermedades que antes sólo padecían adultos, como diabetes tipo 2 e hipertensión.