Banner

La principal irregularidad es que no cuentan con licencia sanitaria

Por Adriana Alatorre

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Cirugías plásticas mal hechas, malas prácticas en tratamientos de ozono u otros procedimientos estéticos han sido algunas de las causas por las que la COFEPRIS ha suspendido en los últimos tres años 745 establecimientos de salud.

Mikel Arriola, titular de la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), detalló que la principal irregularidad por la que se han cerrado es que no cuentan con licencia sanitaria.

Otros han sido suspendidos por ofrecer servicios por encima de sus autorizaciones.

“Hemos encontrado medicamentos caducos y tratamientos que no están ni siquiera regulados conforme a la norma”, indicó en entrevista.

Tan sólo en abril de este año, la COFEPRIS colocó sellos de suspensión en la Clínica Hiperbárica de Toluca, Estado de México luego de la muerte de un paciente que fue “olvidado” en el interior de una cámara de oxigenación.

Asimismo, en junio pasado, clausuró una clínica en Tlaquepaque, Jalisco, en el que murió una mujer por un procedimiento de liposucción.

Al término de su participación en el Foro Nacional e Internacional por la Calidad de la Salud, el funcionario destacó que no sólo los establecimientos de salud privados han sido clausurados, también, a través del Sistema General Sanitario, se han sancionado a hospitales públicos, aunque no precisó cifra ni nombres.

Los hospitales públicos no se cierran, dijo, en actas se presentan las irregularidades y correcciones que deben hacerse.

Arriola aseguró que se trata de acciones legales dentro de procedimientos que son vinculativas y para corregirlas se dan ciertos espacios de tiempo para volverlas a revisar.