Por Nurit Martínez Carballo
EL UNIVERSAL
PACHUCA.- Al lanzar la Campaña Nacional de Alfabetización y Abatimiento del Rezago Educativo, el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, anunció que serán los maestros jubilados, del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), los que se convertirán en “los grandes alfabetizadores en esta cruzada” que en cuatro años busca reducir a la mitad la proporción de mexicanos que no saben leer ni escribir.
El titular de la SEP aseguró que en cuatro años la “ambiciosa meta” permitirá que México quede “libre del flagelo que afecta a mujeres y grupos vulnerables”.
El funcionario afirmó que “las inercias no son destino y todos, sin importar su condición social, ubicación geográfica o edad pueden ver el mañana con esperanza. Nunca es tarde para aprender y nunca será tarde para enseñar”.
Por ahora, el analfabetismo en México tiene rostro de mujer (más de 3.3 millones), además de concentrarse (27%) en comunidades indígenas.
El funcionario recordó que a 70 años de que el Presidente Manuel Ávila Camacho inició la gran tarea alfabetizadora para “ahorrar desigualdades y acercar a los ciudadanos entre sí por medio del conocimiento y la cultura”, se lanza una nueva estrategia nacional que busca lograr en cuatro años lo que se ha trabajado en 32 años por parte del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA).
A lo largo de los próximos cuatro años, indicó, se requerirá integrar a más de un millón de voluntarios a fin de atender a más de 7.5 millones de personas.
“La meta planteada es ardua de lograr”, pero consideró que la Reforma Educativa del Presidente Enrique Peña Nieto “ha vuelto a ver en la educación la mejor herramienta para que los mexicanos desarrollen su potencial y ejerzan plenamente sus derechos”.
Al salirse del discurso, el funcionario dijo que “los maestros jubilados, como muchos entusiastas... serán grandes alfabetizadores en esta campaña”.
Ante personas de la tercera edad y alfabetizadores provenientes de todo el País reunidos en la Ciudad del Conocimiento, el secretario hizo un llamado a la población que no sabe leer y escribir para que se unan y puedan aprender y “avanzar en su proyecto de vida”.
Al resto de la población pidió solidaridad y colaboración para hacer cumplir la “ambiciosa meta” de que 2.2 millones de mexicanos sean alfabetizados.
Significa que dentro de los próximos cuatro años se busca disminuir a la mitad la proporción de mexicanos en esa condición, esto es, pasar de 6.9% a 3.4% de la población pendiente por aprender a leer y escribir.
A los mexicanos que cuentan con la educación básica, el titular de la SEP pidió su colaboración para “llevar la dignidad y la alegría que otorga el conocimiento para quienes están en situación de desventaja”.
Dijo que este es un momento central para México. Con el inicio de la campaña “buscamos hacer patente que las inercias no son destino y que todos sin importar su condición social, ubicación geográfica o edad pueden ver el mañana con esperanza, nunca es tarde para aprender y nunca será tarde para enseñar”.
El funcionario explicó que en este mismo periodo se buscará que dos millones de personas mayores de 15 años concluyan la primaria y otros tres millones logren un certificado de secundaria.
En la comunidad de Santiago Tlapacoya, el secretario Chuayffet Chemor recordó la hazaña emprendida por el secretario de Educación Pública hace 70 años, Jaime Torres Bodet y citó las palabras del ex Presidente Ávila Camacho al inicio de aquella tarea alfabetizadora: “Educar para la democracia es la más democrática de todas las formas, por el esfuerzo de todos, el bien de todos”.
En la ceremonia, el secretario de Educación Pública entregó de manera simbólica las llaves de 554 camionetas con las cuales los alfabetizadores podrán llegar a las comunidades.
El titular de Educación de la Entidad, Joel Guerrero Juárez, dijo ante el gobernador de Hidalgo, José Francisco Olvera Ruiz, que siete de cada 10 mexicanos en situación de analfabetismo reside en nueve entidades: Veracruz, Chiapas, Estado de México, Oaxaca, Puebla, Guerrero, Guanajuato, Michoacán y Jalisco.