Staff
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- A cuatro años de la masacre en San Fernando, los responsables no han respondido ante la justicia, quedan 11 cuerpos por identificar y la investigación se mantiene en la opacidad, reprochó Amnistía Internacional (AI).
El 22 de agosto de 2010, recordó en un comunicado, un grupo criminal asesinó en ese municipio de Tamaulipas a 72 personas, en su mayoría migrantes procedentes de Centro y Sudamérica.
Durante el año siguiente, indicó, se descubrieron en ese mismo municipio cerca de 200 cuerpos más en fosas comunes.
“A los pocos días de encontrarse los cuerpos de los migrantes asesinados en 2010, el Gobierno Federal anunció que se pondría en marcha un plan coordinado para poner fin a los secuestros de personas migrantes”, apuntó.
A la fecha, sostuvo, no de ven resultados.
En tanto, apuntó, en un informe reciente la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su preocupación por la falta de asistencia que el Estado mexicano ha brindado a los familiares de migrantes desaparecidos.
“Amnistía Internacional hace hoy un urgente y enérgico llamado a las autoridades federales y estatales para que cumplan con las medidas anunciadas y que sigan las recomendaciones emitidas por la CIDH para garantizar la seguridad de las personas migrantes en el país, informen a la sociedad sobre las acciones que están tomando y sus resultados y esclarezcan los hechos ocurridos en San Fernando”, señaló.