Banner

MARCO ANTONIO FLOTA
¿Pues a cumplir, señores...!

Ya hacía falta. Como que ya era tiempo de que el Gobierno Federal se organizara y diera cumplimento a lo que tanta necesidad hacía. Bien.

El Presidente Enrique Peña Nieto firmó convenios de colaboración con gobernadores y el Jefe de Gobierno del DF, para que cumplan con oportunidad, orden y eficacia la reforma educativa.

Nada más ni nada menos. El propio Presidente así lo recalcó: cada Gobierno tiene una esfera distinta, pero todas las autoridades estatales tienen la responsabilidad de garantizar una educación de calidad.

Y es que se dan caso, verá usted:

El Gobierno de Veracruz tiene una calidad de entrega a la tarea educativa nacional, pero como que el Gobierno de Guanajuato quiere algo distinto. Digamos, como que los maestros tienen la responsabilidad de llevar a sus alumnos al sagrado Callejón del Beso en aquella ciudad guanajuatense, pero los maestros veracruzanos prefieren conducir a los suyos al Callejón del Sapo en la población veracruzana.

Pues todo se puede arreglar, mi buen: que los maestros guanajuatenses lleven a sus niños al Callejón del Beso y los profes veracruzanos a los suyos al Callejón del Sapo y que, en cada caso, den la proporción guardada al caso (Omitimos decir los detalles, por favor).

Ocurre que el Gobierno de Oaxaca quiere llevar a sus chilpayates a conocer los detalles del caso del infante asesinado en una bronca del pasado reciente, pero los amigos del gobernador de Durango quieren llevar a sus muchachos a conocer el asunto de un joven inmolado durante la Revolución. Pero todo se puede arreglar, mi buen.

Los chavos del joven muerto en aquella balacera y el caso del joven perecido durante la Revolución pueden ser igualadas. Claro que en el caso de los jóvenes oaxaqueños se inmolará el asunto del joven balaceado y en el del joven perecido en la Revolución, se hará con las debidas proporciones (Nada de sacar a colación lo bueno y malo de cada asunto, todo con la debida proporción del caso).

Y así pueden resolverse todos los problemas.

Que el gobernador del Estado de Morelos quiere sacar a relucir su Coronota de luces que buena lana le debe haber costado y que el gobernador del Estado de México quiere sacar lustre a su Paseo de Montejo que le quedó tan bonito, tampoco hay bronca. Que el de Morelos luzca su Coronota y el de Yucatán su Paseo de Montejo, cada uno, claro, toda proporción guardada. (No se permite presumir el costo de la Coronota ni lo que costó el Paseo, esos son datos normales).

Que el gobernador de Baja California -perredista por cierto- o el de Morelos -panista recienta- quieren darle lustre a sus obras más lucidoras, pueden hacerlo, claro. Con la condición de que el de Nuevo León -?todavía será del PRI?- y el de Chihuahua-?ese sí es priista!- también puedan sacar a relucir sus obras más recientes.

Y no vamos a seguir con tantas irregularidades. Que cada quien promueva lo que quiera o le debe dar lustre a lo que quiera, todo ello, sin restarle méritos a los demás.

Así que vamos pasando a firmar, señores gobernadores y Jefe de Gobierno capitalino. ?Usted de qué parte de la República es?

-?Del Gobierno del Distrito Federal...!

-?Ah, caray! Bueno, hágase a un ladito, al rato le hablamos...





?RRIINNGG!

-Bueno, Secretaría de Seguridad Pública del DF...

-Oiga, felicidades por el cerco policiaco del Senado, les quedó precioso...

-Nos quedó bonito ?verdad, mi buen?



EPIGRILLO

Ya la Reforma Política

está con los diputados.

(Y si serían muy bien portadas

cambiando alguna impolítica).



nmarco antonio flota

Periodista y escritor. Durante cuatro décadas ha desarrollado la crítica humorística. Creador de las cpsulas diarias de "Hechos de Peluche" y autor de comedias para el teatro político como "La Docena Trágica".