Banner

También se tiñe de rojo la carretera federal al morir tres miembros de una familia en un ‘encontronazo’

Por Saúl Santana Bracamontes

TRIBUNA

Mientras una familia sinaloense que viajaba de Tijuana a Culiacán fue víctima de la inseguridad que se vive en la región al ser despojada del vehículo en que viajaban y de sus pertenencias hasta dejarlos descalzos el tipo “encapuchado” que los asaltó; también otra familia que viajaba del Distrito Federal al Norte del Estado murió a causa de un “encontronazo” al Norte de la ciudad de Navojoa perdiendo a tres de sus miembros.

El asalto se perpetró a las 03:15 horas de ayer en la gasolinera “Paraderos y Cobertizos”, ubicada en el kilómetro 85 de la carretera Internacional, al Sur de Empalme, donde despojaron de una Cherokee en color gris, modelo 2004, a Jesús Adrián Ojeda León, de 25 años de edad, quien venía acompañado de su esposa Susana Yamilé Arellano Quintero, de 23 y con 6 meses de embarazo, así como de Idania y Daniel Osvaldo Quintero, de 21 y 18 años respectivamente, y la menor Melani Adriana Ojeda Arellano, de 4.

La familia venía de Tijuana, Baja California, y se dirigía a Culiacán, Sinaloa, de donde son originarios y pasarían las fiestas de fin de año con familiares, sólo que a la hora antes mencionada llegaron a la gasolinera hasta donde llegó el encapuchado, en un Cirrus de color blanco, en el que venía otro sujeto, mismo que tras el atraco se dio a la fuga, pero siguiendo a la Cherokee.

Por otro lado, el Operativo “Lupe-Reyes” se tiñó de rojo cuando una familia residente del Distrito Federal (una mujer y sus dos hijos menores) perecieron alrededor de las 21:45 horas del lunes, luego de que el vehículo donde viajaban fue chocado por otra unidad motriz en el kilómetro 167+100 de la carretera federal 15 al Norte de Navojoa.

Quienes fallecieron son Mónica Nava Maldonado, de 32 años de edad, y sus hijos Brandon Ismael Pérez Nava, de 11 años y Edwin Alberto Durán Nava, de 2 años, resultando también lesionado Jorge Alberto Durán Vargas, de 28.

Oficiales de la Policía Federal Preventiva, División Caminos, tomaron nota de los lamentables hechos.