Banner

Un problema serio es la falta de luz, agua potable e instalaciones hidrosanitarias funcionales

Por Nurit Martínez

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- La Secretaría de Educación Pública (SEP) aseguró que una “debilidad” reiterada en el sistema educativo nacional es el estado de la infraestructura escolar, donde “un problema serio es la falta de luz, agua potable e instalaciones hidrosanitarias funcionales”, por lo que en los próximos años se alentará la inversión privada para atender ese rezago en el bachillerato, la educación superior y los planteles de capacitación para el trabajo.

Al presentar el Plan sectorial de educación 2013-2018, la SEP afirma que esas condiciones en la infraestructura escolar “crean condiciones poco favorables para el aprendizaje de los alumnos”. Explica que a esas “carencias tradicionales” se suma la falta de acceso a las tecnologías de la información y comunicación.

En el caso de la educación básica, propone iniciar una fase de modernización de la infraestructura y el equipamiento de los centros educativos en los próximos años, así como impulsar la participación social “como elemento clave para el buen funcionamiento de la escuela”.

Propone crear un inventario, conjuntamente con los estados, para el equipamiento escolar, que esté permanentemente actualizado, y “priorizar apoyos para que las escuelas cuenten con agua potable, sanitarios e instalaciones eléctricas apropiadas”.

El año pasado, el cuestionario de contexto de la prueba ENLACE (Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares) reveló que una de cada dos escuelas del País carece de agua, drenaje o luz eléctrica.

El reporte de los directores de escuelas de educación básica refirió que en siete de cada 100 escuelas faltan todos esos servicios, en promedio. Sin embargo, la cifra se incrementa hasta 42% cuando se pregunta si hay luz en las primarias o secundarias del Estado de Oaxaca, a más de 30% en el de Durango y a 28% en Chihuahua.

En el diagnóstico sobre la situación que guarda la educación en el País, para construir el Plan Sectorial, la SEP afirma que como Gobierno se debe reconocer que “estamos lejos de lograr una educación de calidad suficiente”.

Explica que en distintos momentos, México ha invertido recursos importantes y ha desarrollado programas y acciones de gran calado, pero aún “no se ha logrado el impacto que se esperaba en la calidad de la educación”.

Argumenta que la combinación generada con el cambio demográfico del siglo pasado y de los muy bajos niveles de escolarización llevaron a que los recursos terminaban por ser absorbidos por el esfuerzo de aumento de cobertura y era “insuficiente lo que el sistema educativo podía hacer para asegurar una educación de calidad”.

Acusa que en las épocas de crisis económicas al País le faltó invertir en educación, además de que califica que hay una “prevalencia de prácticas indebidas que impedían dar a la educación el peso que se merece”. Esos se constituyeron en “factores limitantes del avance de la calidad educativa”.