Banner

Debido a la crisis, padres de familia han optado por empeñarlas, principalmente del medio rural


Por Candelaria González
TRIBUNA
La presidenta de la Comisión de Educación del Ayuntamiento de Cajeme, Marcela Osuna Pérez, pidió que la Secretaría de Educación Pública y la Secretaría de Seguridad Pública supervise o en su caso sancione a las casas de empeño que estén recibiendo las laptops que recientemente fueron entregadas a más de 14 mil niños en este Municipio.
Ante los reportes de los vecinos de los campos 2 y 5 y otras comunidades rurales, como Pueblo Yaqui, de que padres de familia debido a la crisis económica y para cubrir las necesidades con motivo de Navidad optaron por empeñar las computadoras otorgadas a sus hijos del programa "Mi Compu.mx", la regidora expuso su preocupación ante el Cabildo de Cajeme.
Al mismo tiempo, la maestra Osuna Pérez hizo un llamado a los padres de familia para que eviten hacer mal uso de las computadoras que el Gobierno Federal les obsequió de manera gratuita a los niños de quinto y sexto grado en el Municipio, como parte de un plan piloto nacional en tres estados de la República Mexicana, que incluyó a Sonora por su alto nivel educativo, a Colima y Tabasco.
"No es justo que los padres de familia empeñen las computadoras y les quiten esa herramienta de estudio que tienen los niños", manifestó la edil del Partido Revolucionario Institucional, ya que con el programa educativo actual se complementa con el uso de la computadora para crear las nuevas generaciones que ya nacieron en la era digital.
El programa comprometido en campaña por el Presidente Enrique Peña Nieto, trajo irregularidades desde la propia licitación al intentar traer un software especial e iniciarlo con prelicitaciones con dedicatoria a un solo proveedor, lo que levantó reclamos, se reevaluó la situación y finalmente se entregaron las 240 mil computadoras inicialmente acordadas.
Los resultados ahora descritos pueden no ser en el total de los miles de niños beneficiados en Cajeme, pero si en una gran mayoría del medio rural, por lo que puede aún ser un gran acierto esta gran iniciativa presidencial si se ponen en marcha candados que protejan el patrimonio educativo de los menores, externó Osuna Pérez.