Banner


EL UNIVERSAL
El cantante brasileño Nelson Ned, quien tuvo gran éxito en América Latina con sus interpretaciones de canciones románticas en las décadas de 1970 y 1980, murió este domingo en el Estado de Sao Paulo tras ser internado por una neumonía. Tenía 66 años.

La vida del intérprete brasileño estuvo marcada por la fama y los excesos

Nelson Ned d'Avila Pinto nació en la región Minas Gerais el 2 de marzo de 1947. Debido al trabajo de su madre, muy pequeño tuvo que trasladarse a Belo Horizonte. Por una enfermedad llamada displasia espondiloepifisaria, sólo llegó a alcanzar la estatura de un metro con 12 centímetros.

Según información del programa de Televisión Azteca La Historia detrás del mito, a los 15 años trabajaba como mensajero en una fábrica de chocolates. Empezó a cantar haciendo promoción del producto en las escuelas, "tenía mucha facilidad para los idiomas, cantaba en español, en italiano, la gente se volvía loca".

Cuando participó en el programa televisivo "Un cantante por un millón, un millón por una canción", llamó la atención de un ejecutivo que le ofreció un contrato.

Una decepción amorosa lo llevó a escribir poemas que después se convertirían en famosas canciones como "Todo pasará".

En 1967 trabajaba en cabarets y programas de TV y poco después comienza su internacionalización al cantar en Nueva York, pero con la llegada de la fama también comenzaron sus excesos.

"No eran parrandas sociales, era yo con dos o tres mujeres encerrado en la suite de un hotel. Yo era bueno para hacer lo malo y hacerlo bien, sería cómico si no fuera trágico", señaló en entrevista con el mencionado programa de Azteca.

En 1974 pisó el escenario del Carnegie Hall con el tema "Happy day my darling", un escenario al que sólo habían tenido acceso leyendas como Frank Sinatra. Es en ese año cuando pisa México, donde no era tan conocido, pese a tener ya tres éxitos como "Todo pasará", "Si las flores pudieran hablar" y "Déjenme si estoy llorando".

Dos años después tuvo problemas de la vista y estuvo a punto de quedar ciego, por lo que fue la primera ocasión que trató de acercarse a Dios, pero poco después recayó en sus adicciones.

"Yo era un enfermo sexual, tenía una filosofía de que la mejor mujer era la siguiente", comentó el brasileño, que ofrecía cocaína a mujeres a cambio de sostener orgías, e incluso reveló que nunca se cuidó.

Debido a que sus tres hijos nacieron con la misma enfermedad que él, tuvo que someterse a una vasectomía. Desde hace varios años enfrentaba problemas de salud, que se agravaron en 2003 por un Accidente Cerebro Vascular.

El cantante falleció a los 66 años en la región de Sao Paulo.