El caso se ha sumado al debate sobre el aborto en Texas, con sectores conservadores que acusan a la familia de Marlise de querer "deshacerse" de ella y del bebé.

NOTIMEX
Dallas.- Una mujer con muerte cerebral será mantenida con vida mediante respiración artificial pese a la oposición de su familia, hasta que su cuerpo incube el feto que alberga para cumplir con las leyes de Texas.
El hospital John Peter Smith en Fort Worth, Texas, informó que cumplirá con la ley cuando un embarazo esté involucrado, aún cuando esto signifique ignorar los deseos de la familia.
Marlise Muñoz, de 33 años, tenía 14 semanas de embarazo a finales de noviembre pasado cuando sufrió una embolia pulmonar, luego de la sospecha de que un coágulo de sangre se fue a sus pulmones y obstruyó la respiración.
Cuando su esposo Erick la encontró, ella no respiraba y no tenía pulso. Erick Macías, de profesión paramédico, al igual que su esposa, le aplicó la reanimación cardiopulmonar y llamó a una ambulancia.
Marlise fue trasladada al hospital John Peter Smith en Fort Worth, donde descargas eléctricas reactivaron la marcha de su corazón y continúan manteniéndola con soporte mecánico, aunque no registra ninguna actividad cerebral.
De acuerdo con los médicos, la mujer permaneció sin respiración por mucho tiempo para poder alguna vez recuperarse, por lo que se le ha declarado con muerte cerebral.
Cuando la familia de Muñoz estaba lista para despedirse de ella, funcionarios del hospital dijeron que no podían legalmente desconectar a Marlise de la máquina que la mantiene con vida, dado que esto violaría las leyes estatales.
Los médicos dijeron que aún podían detectar un latido del corazón fetal y la ley de Texas es clara cuando se trata de proteger la vida de un feto al señalar que el cuerpo de Marlise Muñoz debe mantenerse como una incubadora, aun contraviniendo los deseos de su familia.
El caso se ha sumado al debate sobre el aborto en Texas, con sectores conservadores que acusan a la familia de Marlise de querer "deshacerse" de ella y del bebé.