Banner

Por Mario Rivas Hernández
¿Qué nos debe la libertad de expresión?

NUNCA LES "LLEGÓ" al sentimiento. De hecho, por años la mayoría de los periodistas ignoraron su significado.

En Cajeme, sólo un pequeño grupo de revisteros y uno que otro reportero de los diarios locales, celebraba la fecha con una barbacoa que preparaba exprofeso para ellos, don ALEJANDRO RUIZ.

Don Alejandro tenía su domicilio por la calle Chihuahua, casi esquina con Niños Héroes.

Su casa era inconfundible con sus dos plantas y sus colores vistosos.

Todos sabíamos que ahí vivía Alejandro Ruiz, de quien PEPE ESCOBAR ZAVALA podría ofrecernos más datos sobre sus andanzas en el teatro de la legua.

(Hace más de 40 años, TACHO ARAGÓN GÁMEZ, sindicalista y combativo gacetillero, me contaba de aquellas experiencias teatrales de Alejandro Ruiz y él mismo. Siendo relatos reales, parecían hechos para la risa a carcajadas. Ojalá que Pepe nos deleite un día de estos con una de sus crónicas sobre este personaje).

Decía que el 4 de enero era una fecha que pasaba desapercibida y que en Cajeme sólo se recordaba gracias a los buenos oficios de don Alejandro Ruiz, que se dedicaba a la preparación de banquetes.

UN DÍA ME INVITARON TACHO ARAGÓN, MANUEL MARK TAPIA y el CANGURO VARELA, a una comida que Ruiz preparó para festejar al gremio.

El convivio se llevó a cabo en un salón ubicado en la confluencia de Jesús García y Nuevo León.

Ahí no había ni un solo representante de las autoridades municipales.

Por eso la convivencia fue de antología.

Los periodistas bebían cerveza y comían que era un contento. Claro: se discutían temas de distinto jaez pero las cosas nunca pasaban a mayores.

Uno de mis invitados era mi tocayo MARIO CASTRO Q., excelente periodista, que se formó en El Heraldo del Yaqui, ya extinto.

Nadie sabía a ciencia cierta porqué el 4 de enero se celebraba El Día del Periodista.

De hecho, la mayoría de los comunicadores -en ese entonces no se les llamaba así- no asistía a estos eventos y me atrevía a afirmar que no sabían que existiera un Día del Periodista y menos en que se festejara el 4 de enero.

Para muchos, la única fecha digna de conmemorarse, era el 7 de junio.

Curiosamente, el 7 de junio no se celebra propiamente el día del periodista sino El Día de la Libertad de Expresión.

Y es que esa fecha lleva en sus orígenes el pecado capital.

Es decir, no nació para festejar a los periodistas, sino para quemar incienso a la figura del Presidente de la República.

Veamos, pero ni siquiera fue propuesta por un periodista, sino por un empresario que se había enriquecido por sus alianzas con gente del poder.

Principalmente con el Presidente MIGUEL ALEMÁN VALDEZ, pero antes, con el General MAXIMINO ÁVILA CAMACHO, cuando su hermano Manuel ocupó la Presidencia.

Gracias a este personaje, cuyo nombre era JOSÉ GARCÍA VALSECA, nació El Día de la Libertad de Expresión.

Lo paradójico es que El Día del Periodista llevaba más de 100 años de haberse institucionalizado.

Quiero suponer que durante más de un siglo, la fecha del 4 de enero no alcanzó el rango de celebración oficial precisamente porque su propulsor fue un periodista -MANUEL CABALLERO-, que no tenía las influencias ni el poder de los poderosos magnates que arroparon al Presidente Alemán creándole un Día de la Libertad de Expresión para alimentar su ego.

Como sea: A alguien se le ocurrió refrescar la fecha -o reciclarla, si lo prefiere- en este despertar del 2014, y el primer sorprendido fui yo, a mi arribo este sábado anterior al Restaurant Bibi.

Una escena inusitada se me presentó esa mañana en la banqueta del popular comedero.

Había periodistas entrevistando a periodistas.

"?Y a éstos qué bicho les picaría?", me pregunté.

No fue sino hasta que un camarógrafo me preguntó si aceptaría responder unas preguntas sobre el Día del Periodista que me cayó el veinte.

Después, durante un evento en uno de los reservados, el presidente de la Asociación de Periodistas del Valle del Yaqui, ALEJANDRO ROBLES RUIZ, desde su lugar al fondo del saloncito, gritaría que el fundador fue Manuel Caballero, en 1826.

OJALÁ QUE LAS NUEVAS generaciones de periodistas, lean la historia de esta propuesta y de su autor, el precitado Manuel Caballero.

Ojalá que se interioricen en el significado del periodismo, de su esencia y de la importancia de que sean los periodistas los que se festejen a sí mismo y no que sean las autoridades las que los colmen de regalos y de apapachos.

El Gobierno no tiene porqué llenar de incienso a los periodistas y éstos no tienen porqué exigirlo.

Repito: ojalá que entendamos -sobre todos los jóvenes– que la esencia del periodismo tiene un solo nombre: Dignidad profesional.

POR CIERTO, UNO DE LOS entrevistados, JORGE LUIS CUEN QUINTERO, dijo algo digno de escribirse a casa: La libertad de expresión es una asignatura que está pendiente.

En otras palabras: Nos queda a deber.

En fin.



DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ



CARAY, ?CUÁNTOS DÍAS HAN transcurrido desde aquel en que RICARDO BOURS CASTELO me envió un mensaje comunicándome que todo estaba listo para la gran fiesta de Abelandia, del 17 al 19 de enero?...

?Dos semanas?...

Por ahí andaríamos

Y vea usted lo que son las cosas: faltan ya 10 días para el inicio de este tradicional encuentro de amigos, que suele empezar a la media tarde del viernes y concluir el domingo

En sus ya muchos años de existencia, Abelandia ha recibido a toda clase de políticos: lo mismo a los colmilludos que ya transitaron por todos los cargos públicos y puestos políticos, que a aquellos que apenas son aspirantes a serlo

Desde luego, no faltan algunos empresarios, sobre todo de Hermosillo, y en alguna ocasión hasta a un gobernador en funciones recibió

Igualmente, por sus celebraciones han pasado personajes que en la actualidad ocupan puestos de importancia en el Gobierno Federal

NADIE PODRÍA ADIVINAR si Abelandia 2014 superará en asistencia a Abelandia 2013, pero, tengo, para mí, que no desmerecerá un ápice

Y si no, al tiempo

MIENTRAS TANTO, en San Ignacio Río Muerto se llevó a cabo ayer la conmemoración de un aniversario más de la promulgación de la Ley Agraria de 1915, en el Puerto de Veracruz

Este singular evento tuvo lugar en el Casino del pueblo, al que asistieron unas trescientas personas de las comunidades rurales del municipio

No se regatearon discursos, créame

Invitados por el alcalde PEDRO FLORES MORENO, estuvieron los delegados federales de la Procuraduría Agraria, RAÚL ACOSTA TAPIA; del Registro Agrario Nacional, ULISES REYES y de la SEDATU, JUAN ÁNGEL CASTILLO

Por ahí, tuve el gusto grande de saludar a FRANCISCO CORONA, director de Planeación para el Desarrollo Municipal, así como al joven OBED CASTELO

Lo cierto es que la cabecera municipal de SIRM, lució muy festiva, como si fuese fin de semana

Déjeme contarle que en algún momento me escabullí del salón de eventos para darme una vuelta por el centro del poblado

Los olores son tan intensos que se prenden a la nariz: el viento que soplaba del mar, los recogía a su paso por tortillerías de harina, por las fritangas del Kowi, por la panadería y hasta por el estanquillo de las tortas de puerco

Media manzana parece un parián inagotable, donde no cesan los sabores que algunos lugareños disfrutan para paliar las necesidades de la resaca del fin de semana

Algunos comerciantes me comentaban que las ventas se han deprimido pero esto no ha sido óbice para que la gente salga a pasear por el centro cuya ebullición no refleja la crisis que me describen sino todo lo contrario

LAMENTABLEMENTE, LOS CAMINOS del Valle del Yaqui se encuentran en pésimo estado y esto ha originado accidentes automovilísticos

Se dice que en este año se harán trabajos de rehabilitación y que habrá obra pública para generar empleo

Eso se dice

Vaya usted a saber

Y AQUÍ, UNA DIGRESIÓN del tema habitual para hacer patente mis condolencias a ARGIMENIO RUIZ ZAYAZ, por el sentido deceso de su señora madre, doña CRISTINA ZAYAS, a los 90 años de edad

Habitualmente, cuando se dice que alguien murió a los 90 años, uno se imagina a una persona senil, deteriorada de sus funciones fundamentales

Sin embargo, no era el caso de doña Cristina

Ella fue siempre una mujer lúcida, rica en anécdotas y siempre con la sonrisa amable para recibir al viajante

Yo la conocí hace algunos años, durante una visita que hicimos JULIÁN LUZANILLA y yo al ejido Ortiz

A ella le gustaba platicar sobre su anhelo de que su hijo Argimenio (apodado "El Charrín") de grande fuera sacerdote

"Soñaba que algún día mi hijo oficiara una misa ataviado con su ropaje negro y su mirada al cielo", me comentaba doña Cristina

Y luego, con una sonrisa traviesa, agregaba:

"No fue sacerdote pero me salió padre de más de cuatro"

JULIÁN Y YO NOS COMPROMETIMOS a repetir la visita. De hecho, Argimenio me llamó varias veces para preguntar cuándo podríamos descolgarnos a Ortiz

Esa visita no se dio y doña Cristina se cansó de esperar

?Dios le bendiga, señora mía!...

Ah, casi lo olvido: le agradezco a LEONARDO OLMOS DE LA CRUZ que me haya informado sobre el suceso

Y DESDE ALGÚN LUGAR de la República Mexicana me llamó ayer VÍCTOR HUGO CELAYA CELAYA, coordinador de Delegaciones de SAGARPA

El nativo de Atil se disculpó por no haberse descolgado a Cajeme antes de Navidad

"Se me atravesaron algunos asuntos pero te prometo que por allá nos vamos a ver dentro de 15 días"

Que así sea

Es todo.

Le abrazo.