Dijo el secretario de Economía Gómez Reyna después de un análisis con especialistas y contadores acerca de los incrementos de este año


Staff de Redacción
TRIBUNA
HERMOSILLO.- Los efectos de los incrementos al IVA e impuestos especiales por la Reforma Hacendaria han lastimado fuertemente el poder adquisitivo de las familias sonorenses, pues se calcula que equivale a reducirle en 20% el sueldo a los trabajadores, señaló el secretario de Economía, Moisés Gómez Reyna.
"Junto con especialistas y colegios de contadores hemos visto que los impuestos especiales y el IVA que gravan los cereales, pan dulce, los alimentos para mascotas, el transporte foráneo, los refrescos,bebidas azucaradas y otros aumentos a las gasolinas, el gas LP y la electricidad, le pegan desde este momento en un 20 por ciento al ingreso de los trabajadores sonorenses", señaló.
"Es decir, los impuestos especiales y las alzas a las gasolinas están afectando de tal forma, que equivalen como si estuviéramos reduciendo el sueldo en un 20 por ciento al promedio de los trabajadores del Estado", destacó el funcionario estatal.
Esta alza de los impuestos, producto de las modificaciones federales es aún mayor en la franja fronteriza donde se homologó el IVA del 11 al 16%, por lo que en esa región la pérdida del poder adquisitivo de las familias podría impactar en un 25 a 30 por ciento su ingreso, subrayó.
De acuerdo a cálculos de Canacope Nacional el impuesto especial de 8% a los alimentos de alto contenido calórico obligará a las familias a desembolsar 850 pesos mensuales más en la compra de refrescos, bebidas endulzadas, pan dulce, cereales, sopas instantáneas y otros productos con estas características.
Por ello, y ante este difícil panorama económico, enfatizó que el gobernador Guillermo Padrés ha instruido a redoblar esfuerzos para mantener las fuentes de empleo en la entidad, mejorar el tema de los salarios y garantizar las estrategias para poder incrementar sustancialmente la competitividad.
De igual forma, dijo que el Gobierno del Estado ha hecho un esfuerzo para mantener sin cambios e incluso reducir el costo de los servicios e impuestos estatales, a fin de apoyar la economía de las familias sonorenses.