Dada la grave situación de los niños en Siria, los firmantes llamaron a los negociadores presentes en la Cumbre de paz para ese país, que se celebra en Montreux y Ginebra, Suiza, este día y el 24 de enero, que consideren tres puntos básicos en las conversaciones.

NOTIMEX
Naciones Unidas.- La relatora especial de la ONU para niños y conflictos armados, Leila Zerrougi, afirmó hoy que al menos 11 mil niños han muerto en Siria, por lo que urgió tener en cuenta a los menores en las negociaciones de paz en Ginebra.
En un comunicado, Zerrougui manifestó además que el conflicto en Siria ha provocado que más de cuatro millones de niños hayan debido huir de sus hogares para escapar de la violencia, incluyendo a un millón que tuvo que salir del país.
Destacó también que ?cientos de miles de niños están atrapados en zonas de conflicto y están recibiendo escasa o nula asistencia humanitaria. Agregó que muchos menores están "traumatizados, hambrientos y con la necesidad urgente de protección y refugio".
El comunicado emitido por Zerrougui fue firmado por directores de varias agencias de la ONU, como el Fondo para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos, la Organización Mundial de la Salud y las oficinas del alto comisionado para los refugiados y de asuntos humanitarios.
Además por el arzobispo sudafricano Desmond Tutu y por varios organismos civiles internacionales, como Oxfam y Save the Children, entre otros.
Dada la grave situación de los niños en Siria, los firmantes llamaron a los negociadores presentes en la Cumbre de paz para ese país, que se celebra en Montreux y Ginebra, Suiza, este día y el 24 de enero, que consideren tres puntos básicos en las conversaciones.
Pidieron no obstaculizar la ayuda de emergencia para los niños, evitar hacer blanco de escuelas y hospitales o usar estas instalaciones como bases militares. Además, urgieron a no utilizar armas explosivas en áreas pobladas.
"Cada niño en Siria que es herido, asesinado o pierde a un ser amado representa un fracaso más de la comunidad internacional", destacó Zerrougui.
Añadió que la comunidad internacional debe asumir su responsabilidad con estos menores y que una generación entera de niños sirios ya se ha perdido en medio de la violencia que vive ese país, iniciada en marzo de 2011.