Banner

Por Arianna Monteverde
Meléndrez
TRIBUNA
Luego de que el ciclo pasado las dos principales herramientas utilizadas para el cultivo de cártamo rompieran su resistencia a la falsa cenicilla, el Centro Experimental Norman E. Borlaug, se encuentra trabajando con varias semillas de esta oleaginosa para encontrar un gen que permita la liberación de una nueva semilla, que sea tolerante a la aceptación de esta enfermedad.
Al anunciar la anterior, el investigador Néstor Alberto Aguilera Molina, indicó que por ahora se encuentran sembrando diversidad de simientes traídas de varias partes del mundo, con el objetivo de identificar nuevas tecnologías y materiales genéticos que permita desarrollar una nueva simiente altamente tolerante, la afectación no sólo por este patógeno sino otras enfermedades.
Indicó que están trabajando con un material vegetativo procedente de Washington en Estados Unidos, variedad que se pretende mejorar para de ahí en un corto y mediano plazo se pueda tener una nueva variedad de acuerdo las necesidades de los productores.
Informó que aun cuando la simiente de cártamo haya roto su resistencia a la afectación por falsa cenicilla, sigue siendo un cultivo altamente rentable