Banner


Por Antonio Baranda
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Dionisio Loya Plancarte, considerado uno de los líderes de los Caballeros Templarios, fue capturado la madrugada de ayer en la ciudad de Morelia, escondido en un clóset.
Por el llamado “Tío”, las autoridades mexicanas ofrecían 30 millones de pesos de recompensa.
Al dar un mensaje, el titular del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), Monte Alejandro Rubido, dijo que no hubo necesidad de realizar un solo disparo, gracias al trabajo de inteligencia.
“Al arribo de las fuerzas federales (5:30 horas), Loya Plancarte se escondía en un clóset”, detalló el funcionario en la Secretaría de Gobernación.
Rubido indicó que “El Tío” controlaba el tráfico de estupefacientes en la capital de Michoacán y mantenía un vínculo “directo y estrecho” con los dirigentes de la organización criminal.
Se le identifica, dijo, por difundir videos a través de redes sociales en los que daba a conocer actividades de los Templarios y amenazaba a grupos antagónicos que operan en Michoacán.
Loya Plancarte, a quien se le capturó en posesión de armamento de uso exclusivo de las Fuerzas armadas, es acusado de delincuencia organizada, delitos contra la salud y operaciones con recursos de procedencia ilícita.
Acompañado de funcionarios de la Sedena, Marina, PGR y Comisión Nacional de Seguridad, el secretario ejecutivo del SNSP subrayó que el individuo está vinculado con una averiguación previa y 14 expedientes más.
Según información de la Procuraduría General de la República, el cabecilla originario de Apatzingán se encargaba de las “relaciones públicas” de la organización criminal.
Las autoridades presumen que también era el principal contacto de los Templarios con autoridades de seguridad pública y procuración de justicia.
Al momento de su detención, “El Tío” o “El Tío José” se encontraba en compañía de un joven de 16 años de edad, cuya identidad o parentesco no se reveló.
Tanto el capo como el menor quedaron a disposición de la PGR; el primero como detenido y el segundo como presentado.
“El Gobierno de la República refrenda su compromiso de reforzar el Estado de Derecho, promover acciones para vigilar que se respete el marco legal aplicable y garantizar la seguridad de los ciudadanos”, agregó Rubido.
Las autoridades han considerado al “Tío” como el número dos de la organización criminal, después de Servando Gómez Martínez “La Tuta”.
Sin embargo, las autodefensas sostienen que es el número cuatro. La lista no oficial la encabeza Nazario Moreno González, “El Chayo”, a quien el Gobierno dio por muerto en diciembre de 2010.
En segundo lugar aparece “La Tuta” y en tercero Enrique Plancarte Solís, alias “El Kike”.
Antes de revelarse la identidad del cabecilla, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, sostuvo que el detenido era uno de los cinco “objetivos” más importantes de la entidad.
Esta captura es ejemplo, dijo Osorio, del trabajo de inteligencia que realiza el Gobierno, y muestra de que no solamente se necesita el uso de la fuerza para detener la violencia y devolverle la tranquilidad a los mexicanos.
“Ha sido detenido con un trabajo de inteligencia, un trabajo de las corporaciones federales y que demuestran que sí se puede trabajar de esta manera y que da resultados, se oponga quien se oponga”, agregó el secretario ante diputados del PRI.