Banner

Por Gilberto Ruiz Razo


REANUDAN.- Esta noche, en el ES, el esperado sexto encuentro de la final que tiene adelante a Naranjeros 3-2 sobre unos Mayos que buscarán levantarse de la lona donde cayeron el pasado domingo cuando desde la primera entrada perdieron el juego al aceptar cinco grandes carreras.
TODO.- Pudiera decirse que Naranjeros tiene todo para proclamarse campeón. Y es que van solamente por un juego. Hoy o mañana. Un triunfo en esos días, les dará el título número 16. La ventaja y el jugar en casa, parece que es algo a su favor muy importante y que deben aprovechar. Matías es cauteloso, no se siente aún campeón.
PERO.- Solamente que no hay que olvidar que en el béisbol a veces suceden cosas inesperadas. ¿Por qué no pensar que Mayos podría sublimarse y obtener dos triunfos como visitante?. De que se puede, no hay duda, por más difícil que parezca. Esta noche, entonces, empezará a correrse el velo. Veremos cómo suceden las cosas.
LA CLAVE.- Para muchos, la clave de esta serie va a resultar el tercer encuentro, o sea, el primero en Navojoa. Con la ventaja 5-0 y en la octava entrada, Mayos dejó ir el juego. Movimientos extraños en los relevistas, provocaron la catástrofe y en vez de tomar la delantera en la entrevista, se vieron abajo. En una sola entrada.
NADA.- Mucho podrán decir que porque no le salió nada al manejador de la tribu. No señor, en esta clase de juegos hay que irse con todo. Enfrente, es decir, en la caseta de Naranjeros, hubo una genialidad en la orden enviada por Matías Carrillo. Mandó a la loma nada menos que Fernando Salas. La idea era que Mayos no aumentara esa ventaja.
OBVIO.- Y le salió la lógica o la corazonada o lo que haya sido, vaya usted a saber. Buscaba que Mayos ya no anotara carreras pues confiaba en su equipo para que tuviera un regreso. Y ¡Vaya clase de regreso!. En estos juegos, no hay que aguantar a sus lanzadores. Y Bundy los aguantó de más. Tampoco hay que sacar a un abridor que lleva apenas 77 pitcheos y que los tenía en un puño.
DIFÍCIL.- ¿Cómo se va a saber la reacción de tus relevos?. ¿cómo puede saber un manejador si los que vienen después estarán efectivos?. Y menos cuando no tienen fama de serlo. ¿Que el béisbol moderno?. Patrañas, las finales son las finales y esta liga no es de desarrollo, aquí se busca ser campeón. De desarrollo serán otros circuitos.
DIFERENTE.- Todo mundo, que sabe un poco o un mucho de béisbol, sabe perfectamente que dirigir un juego de temporada regular es uno. Y hacerlo en postemporada, es otro. Y obviamente en una final, es distinto a hacerlo como el el rol regular. Hay que ir con todo, nada de pensar en el mañana más cuando tienes miucho bullpen.
OTRO.- Y un momento complicado, también, fue cuando a José Oyervidez lo dejó más de la cuanta en la misma primera entrada. Se veía que este lanzador no traía mucho en la bola. ¿Por qué dejarlo tanto?. Allí se escribió la historia. Dos juegos que bien pudieron haberse ganado pero que se convirtieron en derrotas. Nada menos.
¿SERÁ?.- Se ha hablado bastante de la lesión en la espalda baja de Edgar González y que por ello no salió a lanzar el sábado en el Manuel "Ciclón" Echeverría. Más de uno dijo que era por temor al ver tanto bambinazo de la ofensiva de los Mayos. Pero hemos escuchado otras versiones.
ESTA.- Se dice que el Regio no tiene tal lesión. Que ni siquiera trotó antes del juego donde estaba anunciado, y que a la hora de empezar a calentar, hizo un movimiento fintando lanzar una pelota y de inmediato dijo que no podía. ¿Será en verdad que Edgar?. Vaya usted a saber.
SEGURIDAD.- En este espacio lo dijimos en su oportunidad. La vigilancia en el estadio de Navojoa debería ser mejor en los tres juegos de la Gran Final. Era lógico pensar que había que brindar mejor seguridad de la que se estaba viendo no solamente en temporada regular. En los mismos playoffs contra Cañeros y más tarde contra Águilas, era notoria ausencia de vigilancia como debería ser.
BÁRBAROS.- Eso de apedrear el camión de Naranjeros, se hubiera evitado teniendo mejor vigilancia. Era lógico pensar que habría que darles seguridad. Lo bueno que no pasó a mayores, pero qué descuido de las autoridades del Mayo. Nada les hubiera costado tener a unos cuantos elementos para proteger a los jugadores visitantes y a su autobús.
LÁSTIMA.- Queremos aclarar que no todos los seguidores de Mayos son unos revoltosos. Por unos cuántos no debemos llevarnos a todos. Pero esto es igual en todas las plazas, hay ciertos individuos que van al parque, no porque sepan de este juego. Van a divertirse, van a ingerir cerveza y a buscar un pretexto para hacer de las suyas. Son, por fortuna, los menos.
DIFÍCIL.- ¿Llegará el día en que en los estadios limiten la venta de cerveza hasta la SÉPTIMA ENTRADA?. Lo vemos muy difícil. En los estadios de GL lo hacen, ¿por qué no imitarlo si todo se copia, en el béisbol, de lo que hacen allá?. Creemos que ya es tiempo de analizar esta situación. Antes de que algo grave pudiera ocurrir... ¡¡Buenos Días!!

Correo Electrónico: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla