Con tres goles de Alan, México aprovechó el ensayo ante Corea


Por Luis Homero Echeverría
AGENCIA REFORMA
SAN ANTONIO.- Sin demasiada exigencia, los verdes superaron la primera prueba premundialista.
Con el destape de Alan Pulido, quien se despachó con un "hat-trick", México le cerró completamente los ojos a la Selección de Corea del Sur.
Pulido pasó lista no sólo por sus anotaciones, sino por su labor de jalar marca, abrir espacio para Oribe Peralta y Carlos Peña y triangular con los volantes y laterales.
El jugador de Tigres anotó al minuto 45 al insistir en el área y fusilar a Kim Seung-Gyu, luego al 85' cuando remató de primero el servicio de Isaac Brizuela y al 88' cerró la goleada.
Fuera de la velocidad y en un principio aplicación defensiva, la escuadra coreana no fue el rival para complicarle la noche a una Selección Mexicana que hizo lo indispensable para ganar 4-0, evaluar a los nuevos jugadores y percatarse de alguno que otro sin el ritmo para la alta competencia.
En lo primero, el Tri invirtió media hora para quitarse de encima las descolgadas coreanas, sobre todo del capitán Lee Keun-Ho, y procurar ponerle en los pies el balón a Peña.
El "Gullit" se encargó de ser el propulsor del equipo mexicano, con acarreos de balón, rapidez y llegada hasta los linderos del área, donde se generó el real peligro del partido a través de los disparos del propio jugador del León o los servicios filtrados a Peralta.
El centro fue el camino predilecto de México para atacar, con la pauta que marcó Peña a sus acompañantes en el medio terreno, Brizuela y José Juan Vázquez, éste último en labor de recuperación.
En un servicio al ras, al 36', el balón le llegó a Peralta, quien de media vuelta lo prendió para hacer su primer gol en el año, después de ir en blanco en la Liga con Santos.
En lo segundo, la valoración de jugadores, además de Alan, otro que no desentonó fue Vázquez, con cambios de ritmo que cansaron a los mediocampistas coreanos y al limpiar la cancha para los desplazamientos de los verdes.
Pero el tercer punto de la noche fue ver la afectación que le ha hecho a Diego Reyes la falta de juego con el primer equipo del Porto, al mostrar pasajes de falta de coordinación, errores al dar pases a sus compañeros y a veces dificultad para perseguir a los delanteros asiáticos.
México y Pulido cumplieron en el Alamodome. Ahora la tarea de decidir será mayor para el técnico Miguel Herrera, tras un sutil aviso a los "europeos".