Banner

Por Dayna Meré Vega
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Remodelaciones, adecuaciones, compra de equipo y mobiliario dejaron de ser deducibles de impuestos y según analistas eso pone en riesgo inversiones en el ramo hotelero.
A partir de este año, los empresarios en México dejarán de contar con este beneficio fiscal, pues sólo podrán deducirlo a 10% anual.
Analistas señalan que los hoteleros son los más afectados, ya que son precisamente esos inmuebles los más susceptibles de remodelaciones y adecuaciones por los servicios que ofrece.
Por ejemplo, Grupo Presidente invertirá en 5 años 42 millones de dólares en remodelaciones de sus distintos hoteles.
“Es un desaliento a la inversión en equipos nuevos, a la renovación de maquinaria y equipo. En este sector será un duro golpe, porque los edificios e instalaciones deberían de tener equipos nuevos, y la reposición es más acelerada que en otros sectores”, consideró Arturo Méndez, socio de PwC.
Francisco Medina, CEO del Grupo Hotelero Santa Fe, operador de los hoteles Krystal, dijo que el suprimir este beneficio fiscal desalienta las inversiones en renovaciones de equipo y mobiliario, pero que deben hacerse para ser competitivos.