20 ciudades de México encabezan el ranking de violencia del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal Asociación Civil

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- Oaxaca, capital de esa Entidad, es ubicado como el municipio más violento en el País, en segunda posición se encuentra Acapulco, y en tercero Cuernavaca, en tanto que destacan cinco municipios del Estado de México, tres más de la entidad guerrerense y tres de Morelos entre los primeros 20 lugares del ranking del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal Asociación Civil.

En conferencia de prensa, José Antonio Ortega Sánchez, presidente del Consejo Ciudadano, dio a conocer el estudio sobre los municipios más violentos del País, en el que se consideraron 216 municipios con más de 100 mil habitantes, en donde vive poco más de 64% de la población del País.

De acuerdo con el estudio, en los 216 municipios “tienen lugar también las dos terceras partes de los seis delitos referidos -homicidio doloso, secuestro, violación, lesiones dolosas, robo con violencia y extorsión-”, según las denuncias ante el Ministerio Público del fuero común.

El estudio realizado por segundo año consecutivo por el Consejo Ciudadano reportó que el Municipio de Oaxaca ocupa el primer lugar en lesiones dolosas, con una tasa más elevada que la nacional, además de tener la segunda posición en el país en robo con violencia, el sexto en extorsión y el 11 en homicidio doloso.

Los resultados del estudio indican que la principal razón por la cual Oaxaca es el municipio más violento del País es el clima de desorden y agresión que desde hace varios años han impuesto en esa Entidad, y en particular en su capital, los integrantes de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y sus aliados.

“Este grupo que parece más una asociación delictuosa que una agrupación sindical, es un agente decisivo de la violencia por dos razones: primera, porque sus integrantes son autores directos de muchos delitos -sean denunciados o no-. Segunda, porque el ejemplo de su accionar violento y de su impunidad alienta un clima social favorable a la agresión y la transgresión de la ley”, destacó.

Al respecto, precisó que a los integrantes de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, el gobernador Gabino Cué no sólo les tolera sus acciones violentas, sino que incluso los premia con prebendas.

El estudio fue elaborado con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SE-SNSP), de éste último de la mayoría de los 216 municipios había información completa de enero a diciembre de 2013, indicó.

“Es necesario advertir que la información reportada al SE-SNSP por las procuradurías puede estar ‘rasurada’, es decir que las cifras sean inferiores a los delitos efectivamente denunciados, como hemos probado en varios casos respecto a homicidio y secuestro”, precisó.

Al respecto, informó que el “caso más escandaloso” de falsificación de cifras es el de Nuevo Laredo, Tamaulipas. El gobierno del Estado reportó 288 homicidios en 2012. Con esa cifra y una tasa de 72.85 homicidios por cada 100 mil habitantes, se ubicó en el octavo lugar del ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo”.

Sin embargo, agregó, “el INEGI registró 544 homicidios, es decir, ¡un 88.89% más! Eso significa que la tasa de Nuevo Laredo en realidad fue 137.61 homicidios por cada 110 mil habitantes, con lo cual el lugar que le habría correspondido en el ranking sería el tercero mundial, muy cercano al segundo, que ocupó Acapulco con una tasa de 142.88 homicidios por cada 100 mil habitantes”.