El pleno impacto de las reformas será más evidente en el tiempo aseguró la calificadora

Staff

AGENCIA REFORMA

MONTERREY.- Moody’s Investors Service elevó la calificación soberana de México a nivel de “A3”, desde “Baa1”, al considerar que las reformas estructurales aprobadas el año pasado fortalecerán el potencial de las perspectivas de crecimiento y los fundamentos fiscales.

En un comunicado, la calificadora dijo que la perspectiva es estable. La nota “A3” implica un riesgo moderado en el largo plazo.

La calificación de “A3” es el escalón más bajo dentro de la categoría “AAA”, de la cual se derivan las notas “Aa1”, “Aa2”, y “Aa3”, cuyos emisores tienen un bajo nivel riesgo actual, pero un riesgo futuro más alto. Luego se encuentran las calificaciones “A1”, “A2”, y “A3”, que están por encima del promedio y con un riesgo moderado en el largo plazo.

Con ello, el emisor con nota “A3” tiene un riesgo relativamente bajo de incumplimiento.

La calificadora indicó que el pleno impacto de las reformas será más evidente en el tiempo, pero espera que México reportará una mejora, aunque gradual, en sus métricas crediticias, que ayudarán más adelante a reforzar su perfil crediticio.

Señaló que específicamente el alza en la calificación fue impulsada por cuatro factores ligados al paquete de reformas y que son la aprobación de una agenda integral de reformas, lo que refleja la voluntad política para abordar problemas estructurales añejos.

Las mejores perspectivas económicas a mediano plazo asociados con un mayor potencial de crecimiento que probablemente resultará de las reformas, un panorama fiscal fortalecido que incorpora mayor ahorro del Gobierno, y un perfil de crédito similar al de otros países con calificación crediticia de “A”.

Por otra parte, la agencia dijo que un periodo extenso de un crecimiento por abajo de su potencial o un deterioro de la disciplina fiscal del País podrían presionar la calificación a la baja.

Mientras que un crecimiento sostenido por arriba de 4 % podría generar un incremento en la calificación crediticia, destacó Moody’s.