Por Juan Arvizu
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- En el Senado, los grupos parlamentarios coincidieron que la sede legislativa debe contar con un reglamento de uso de sus instalaciones, así como protocolos para el flujo de visitantes y la realización de actividades de grupos y comisiones.
Observar la dignidad del Poder Legislativo, con todo, subrayan, es cuestión de ética y de sentido común, que cada senador debe aplicar en sus actividades.
La Ley Orgánica del Congreso y el Reglamento del Senado establecen que son responsables de las áreas que sus encomiendas les asignan.
Tras el escándalo por una celebración del líder parlamentario del PAN, Jorge Luis Preciado, en la terraza de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado, el coordinador de la bancada del PRD, Miguel Barbosa Huerta, dijo que se debe contar con un reglamento de uso del edificio.
Preciado, al hacerse cargo de la responsabilidad de haber celebrado con mariachis el Día de la Candelaria —aunque otras versiones hablan de que se trató del cumpleaños de su esposa— dijo que se comprometió con su bancada a promover que se expida un reglamento para el uso de las instalaciones del Senado.
El Universal publicó este sábado que la falta de regulación en espacios públicos del Congreso, ha permitido que en los últimos años se lleven a cabo celebraciones como fiestas, baby showers e, incluso, despedidas de soltera.
El vicepresidente de la Cámara Alta, el senador José Rosas Aispuro Torres (PAN) señaló que de hecho no hay espacios de responsabilidad vacíos en el Senado, pues en el caso de la Jucopo, como de la Mesa Directiva, sus presidentes son los responsables del uso que se dé a las áreas que les corresponden.
Los espacios comunes, están bajo la responsabilidad de la Mesa Directiva, que preside el priísta Raúl Cervantes; cada comisión tiene áreas asignadas para su uso, así como cada legislador. La realización de actividades, como presentaciones de grupos, exposiciones, muestras artesanales, se llevan a cabo previa autorización.
Rosas Aispuro aclaró que la Mesa no tiene facultades para sancionar a quienes realicen actividades que se aparten de los deberes legislativos.
Dijo que está pendiente que se entregue al 100% el edificio al Senado y ese traslado del fideicomiso constructor a autoridades legislativas, puede ser momento propicio para que se expidan reglas operativas y protocolos para el uso de instalaciones, con criterios de protección civil, seguridad pública, logística legislativa y normas de conducta colectiva.
Un reglamento para el uso del Senado podría ser emitido, en la forma de disposiciones en un acuerdo de la Jucopo, dijo Aispuro Rosas, o bien en el seno de la Comisión de Prácticas Parlamentarias se podría dictaminar una iniciativa.
Dolores Padierna Luna, vicecoordinadora del PRD, reprobó que las instalaciones del Senado se utilicen con fines extra parlamentarios, y señaló que es de sentido común que los servidores de la nación respeten la solemnidad del recinto legislativo.
Por su parte, el priísta Miguel Ángel Chico Herrera afirmó que sería irónico que el Poder que legisla ordenamientos para todos los sectores sea la excepción y posponga para mejor ocasión la reglamentación del uso de instalaciones.
Chico Herrera señaló que, en efecto, se deben expedir reglas y protocolos para el uso de las instalaciones del Senado en actividades parlamentarias, sociales, culturales o artísticas.