Banner

Por Alejandra Buendía
AGENCIA REFORMA
MONTERREY.- Además de los médicos, los dentistas tendrán que instalar terminales bancarias en sus consultorios si no quieren perder pacientes.
Esto debido a la nueva disposición de la Reforma Fiscal que prohíbe que los pacientes que quieran deducir estos gastos médicos de sus impuestos paguen en efectivo.
Para aminorar el costo que tendrán que asumir, la Asociación Dental Mexicana (ADM) pretende llegar a un acuerdo con los bancos para obtener precios preferenciales en la adquisición de Terminales Punto de Venta (TPVs).
“Proyectamos la realización de talleres informativos, además de acercamiento con instituciones bancarias para convenir facilidades en la adquisición de terminales bancarias”, afirmó Óscar Eduardo Ríos, presidente de la ADM.
La nueva Ley de Impuesto Sobre la Renta indica, en su Artículo 151, que las personas físicas que quieran deducir de impuestos sus gastos médicos de cualquier cantidad deben pagarlos en cheque nominativo, transferencia electrónica o tarjetas de débito o crédito, desde cuentas a su nombre.
Los bancos cobran al negocio comisiones que van de 1.50 a 2.60% de la venta -en este caso del valor de la consulta- dependiendo del giro y de si el cobro se realiza con tarjeta de débito o crédito.
Además, para algunas instituciones bancarias también cobran una cuota por afiliación y una renta mensual.
La ADM estima que entre el 50 y el 85% de sus pacientes acostumbra pagar en efectivo, por lo que aún con las terminales bancarias, prevén una baja en el número de consultas.
“Algunos colegas se verán afectados ya que muchos pacientes no cuentan con servicios bancarios para poder efectuar sus pagos.
“Prevemos que la medida pueda influir con una considerable disminución de la prestación de servicios en algunos consultorios dentales en tanto no se regularice la medida y el paciente no se familiarice con el manejo de sus pagos”, advirtió el presidente de la asociación que representa a 3 mil dentistas a nivel nacional.