Staff de Redacción
TRIBUNA
NOGALES.- Un presunto homicida que fue detenido por elementos del Departamento de Tránsito el pasado jueves, se burlaba de los familiares de la víctima y gozaba de la protección de la Policía Estatal Investigadora (PEI) al pasear en su camioneta de lujo con música a volumen alto, con la complacencia de las autoridades.
Sergio Olegario Valenzuela Herrera, fue arrestado al ser el presunto responsable del homicidio de José Armando Morales, de 22 años, quien era su hijastro, cometido el pasado 2 de enero en la colonia Brisa.
Tras su detención, la familia de la víctima denunció en una estación de radio local que Valenzuela Herrera regresaba a la casa de la familia de la víctima para amenazar a otras personas, sin que la Policía Estatal Investigadora (PEI) lo capturara, incluso, el presunto homicida presumía de tener protección.
Una familiar de él mencionó que el hoy detenido disparó contra la fachada de su vivienda, por lo que fue detenido y en menos de 24 horas ya estaba libre sin castigo alguno.
Relataron que constantemente pasaba por la casa de la víctima en su ostentosa pick up con la música a alto volumen, riéndose y lanzando amenazas en contra de otros familiares, pero la PEI nunca lo encontró al tener una orden de investigación en su contra por el homicidio.
La ex esposa de Sergio Olegario, quien es mamá del joven asesinado describió lo violento que es el individuo, señalando que cuando vivió con él, la mantenía encerrada hasta por un mes y que el crimen lo cometió porque José Armando Morales la defendía de Sergio Olegario.
El presunto asesino fue detenido por elementos del Departamento Tránsito cuando circulaba a exceso de velocidad por las calles de la colonia donde cometió el crimen, paseándose como “Juan por su casa”.
Para la familia, la PEI se hacía de la vista gorda y no capturaba a Sergio Olegario.