Con un golazo de Marco Fabián en el minuto final, Cruz Azul venció 1-0 al Puebla


Por Édgar Contreras
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- A Marco Fabián le bastaron unos segundos para catapultar a Cruz Azul a su mejor arranque en los Torneos Cortos.

Resistir medio minuto parecía una misión sencilla para el Puebla ayer en el Estadio Azul, pero ese lapso fue una eternidad para el talento del ex de Chivas, quien con un golazo condujo a La Máquina al triunfo por 1-0 y con el que llegó a 19 puntos.

Al 93', el volante le sacó jugo a su técnica al recibir el balón luego de un trazo largo, driblar al zaguero Uriel Álvarez y desde el vértice derecho del área mandar un "globito" que se coló al ángulo superior derecho del marco de Jorge Villalpando.

Sólo una genialidad podía cambiarle el rumbo a uno de los duelos más sosos de Cruz Azul. Al líder y único invicto del torneo lo abandonaron las ideas, pero aun sí supo pegar en el momento justo a un cuadro que cavó su tumba gracias a una decisión arbitral y a un error de Luis Miguel Noriega.

Corría el minuto dos cuando el uruguayo Carlos Sánchez envió por derecha un centro a la ubicación de Matías Alustiza, quien envió el balón al fondo de la red mientras Luis Perea y Rogelio Chávez se reclamaban su descoordinación; nadie contaba con que el asistente José Luis Camargo señalaría un fuera de lugar que no existió.

La Franja se dedicó a cerrarle los espacios a los celestes, a presionar a sus jugadores más talentosos, en especial a Fabián, y a la caza de una oportunidad al ataque, como la que al 51' tuvo Noriega, aunque el capitán abanicó el esférico ya con el marco abierto.

Los locales respondieron con un disparo de Joao Rojas, que milagrosamente desvió el zaguero Jesús Sánchez ya cuando el portero estaba vencido, así como con un tiro de Rogelio Chávez.

De cualquier forma hoy Cruz Azul acaricia la Liguilla y tiene como aliado a la fortuna, ésa que a veces traiciona al técnico camotero Rubén Omar Romano, otra vez en la cuerda floja.