Banner

Por Mario Alberto Verdusco
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Poco más de un millón de personas se agregaron a la población ocupada en México durante 2013, aunque una gran parte de ellos tuvieron cabida en empleos que remuneraron entre uno y dos salarios mínimos, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo al cierre del año pasado, 6.8 millones de trabajadores en el país se embolsaron por sus actividades hasta un salario mínimo, es decir, no más de mil 943 pesos mensuales. La cifra resultó superior a los trabajadores con un ingreso similar en 2012, cuando entonces se contabilizaron en esa condición 6.4 millones de personas.
Lo anterior revela que el número de personas que trabajaron por menos de un salario mínimo creció en un solo año en 442 mil 892 casos. Sin embargo, la mayor concentración de trabajadores en México se ubican en aquellos que ganan entre uno y hasta dos salarios mínimos diarios (de mil 943 a 3 mil 886 pesos mensuales); en ese rango remunerativo se registraron 11.7 millones de empleados.
Dicha cifra resultó mayor si se compara con los 11.2 millones de trabajadores que habían en ese rango durante 2012.
Lo anterior indica que de 2012 a 2013 el número de empleados que ganaron entre uno y dos salarios mínimos diarios creció en 467 mil 165 casos.
El director general de la firma de consultoría Inteligencia Pública, Marco Cancino, reconoció que para las empresas mexicanas sigue siendo muy caro generar una plaza de trabajo y por lo mismo es difícil que se abran fuentes de empleo bien remuneradas. “Incluso, uno de los puntos negativos de la Reforma Hacendaria es que no se abarató la creación de empleos, entonces es más fácil que se abran oportunidades en la informalidad, sin prestaciones, precarios y de baja calidad”, comentó el experto.
Las cifras del Inegi mostraron que en el caso de los empleos que están en la parte alta del rango remunerativo, es decir, aquellos trabajos que brindan un reembolso mayor a los cinco salarios mínimos presentó una disminución en 2013, respecto a 2012.
Al cierre de 2013 se contabilizaron 3.6 millones de trabajadores que obtienen mensualmente más de cinco salarios mínimos; sin embargo, en 2012 la cifra de personas en este nivel de ingresos era de 3.9 millones.
Es decir, en tan solo un año se perdieron 267 mil 112 plazas de las mejor remuneradas en el país.
El académico de la UNAM, Jesús Sánchez, dijo que hay una presión demográfica que obliga a generar más de 800 mil empleos cada año, pero debido a la insuficiente creación de empleos de las empresas formales, muchos jóvenes solo encuentran oportunidad de laborar en la informalidad.
“También tenemos un serio problema en el sistema de jubilación porque hoy es más difícil que la persona en edad de retiro salga de su trabajo al saber que tendrá una pensión que será insuficiente para sus necesidades, y eso evidentemente cierra la oportunidad de emplear a alguien que viene entrando”, dijo.
Además, señaló que hoy muchas empresas presionan a sus empleados para que renuncien y luego los reincorpore a sus plazas, aunque con menores prestaciones y salarios más bajos a los anteriores.
Las cifras del Inegi dieron cuenta que de las más de 50 millones de personas ocupadas en el país, 31.8 millones no tienen acceso a las instituciones de salud, por solo 18 millones que sí.
También se reportaron 12.8 millones de trabajadores subordinados que no cuentan con ningún tipo de prestación. Así como 15.1 millones que ni siquiera tienen un contrato escrito con su empleador.