Banner

MARCO ANTONIO FLOTA

¡Allá en el Rancho Grande!

Sí: hubo pachangón por todo lo alto allá en el Rancho Grande. Sólo que... vamos por partes.
“Allá en el Rancho Grande” fue la película que abrió al cine mexicano la puerta al mundo y fue interpretada por Tito Guízar y Esther Fernández como usted recuerda o le han contado. Lo más seguro es que le hayan contado, porque la cinta fue filmada en 1936, cuando Enrique Peña Nieto aún no había nacido, pero el Presidente Lázaro Cárdenas ya había aparecido en la portada de la revista Time.
(Dato histórico tomado de la Wikipedia: el Tata Cuauhtémoc engalanó la portada de Time el 3 de diciembre de 1934, o sea unos días después de protestar como Presidente de la República. Cuauhtémoc tenía 7 meses de nacido, pues vino al mundo el 1º de mayo del mismo año, demostrando desde su nacimiento su solidaridad con la clase obrera que festejaba el Día del Trabajo. Quizá doña Amalia no opinó lo mismo, porque ella tuvo trabajo, pero de parto).
Pues bien, le decíamos que el sábado pasado hubo fiesta por todo lo alto allá en el Rancho Grande, pero el de la familia Fox. O sea con don Vicente en vez de Tito Guízar y Martita emulando- sin mala intención- a Esther Fernández, la inolvidable Crucita (La señora Sahagún también es Cruz, pero para Chente).
¿Motivo de la reunión? El anfitrión al dar la bienvenida a sus invitados expresó que era una ocasión histórica, porque por primera un ex Mandatario de México se reunía con los que fueron integrantes de su Gabinete. Y su ex voz cero, Rubén Aguilar, tomó la palabra para señalar que “el señor Presidente ahora sí dijo lo que debía decir” (se aclara que Fox exige que se le siga llamando Presidente, como es costumbre en Estados Unidos con los que han sido mandatarios, pero en su caso habría que llamar ex Presidenta a la señora Marta, ¿verdad?).
Pues sí, como Fox y su ex voz cero, fue un evento histórico, pero doblemente histórico: porque por primera vez un ex Presidente convocó a su ex gabinete... y por primera vez más de la mitad de sus ex colaboradores dejaron plantado al ex Presidente. Vea usted la magnitud del plantón:
Sí llegaron al rancho San Cristóbal personajes como el doctor Julio Frenk Mora, ex secretario de Salud y todavía proveedor de las recetas de Prozac, suponemos. El maestro Reyes Tamez,ex secretario de Educación foxista y, al mismo tiempo, secretario particular de la Maestra Gordillo. Su ex secretario de Seguridad Pública, Alejandro Hertz Manero... bueno, es Gertz pero le decían Hertz porque rentaba las patrullas. Y pare usted de contar.
Porque su ex secretario particular Emilio Goicoechea, el voz cero Aguilar, John McCarthy de FONATUR y Luis Pazos, de BANOBRAS, no pueden ser considerados parte del Gabinete.
Faltaron, en cambio, los que fueron pesos pesados de aquel Gobierno. Santiago Creel, de Gobernación, que gracias al apoyo de Fox perdió la candidatura presidencial con Calderón-- quien estuvo en ese Gabinete, episódicamente, como secretario de Energía--. El hombre mejor parado del gabinete foxista: Javier Usaviagra, quien perdió la gubernatura de Guanajuato, gracias al apoyo, pero de Martita.
Bueno, ni siquiera su secretaria de Desarrollo Social, Josefina Vázquez Mota, fue a darle las gracias por la publicidad que le está haciendo a su candidatura para el PAN. ¿O es otra Mota la que promueve Fox?
Total, que esta vez no fue la gente a donde Vicente.
Sería bueno que, para demostrar quién es quién convocara a su ex gabinete Carlos Salinas. Sólo faltarían Ernesto Zedillo y Manuel Camacho.
Ah... y Luis Donaldo.


¡RRIINNGG!
-Bueno, Palacio de Gobierno de Michoacán?
-¿Me comunica con el gobernador?
-¿Con Fausto Vallejo o Jesús Reyna?
-Eh... mejor con el comisionado Castillo de una vez...

EPIGRILLO
Una Cumbre diferente,
seguridad, mas no tanta
porque “Toluca buen gente,
no mata, nomás taranta”.

nmarco antonio flota
Periodista y escritor. Durante cuatro décadas ha desarrollado la crítica humorística. Creador de las càpsulas diarias de “Hechos de Peluche” y autor de comedias para el teatro político como “La Docena Trágica”.