Banner

Por Reyna Ramírez
AGENCIA REFORMA
LA PAZ.- Sacando fuerzas del terror de perder a su hijo de 4 años, Ofelia logró arrebatárselo a un hombre de alrededor de 35 años que intentó robárselo en la puerta de su casa en el centro de esta capital de Baja California Sur.
Con lágrimas en los ojos y la tranquilidad definitivamente perdida, Ofelia narró cómo fue que ese hombre bien vestido, casual, alto, complexión media, que hablaba por celular, con acento sinaloense, se le emparejó a 40 metros de llegar a su casa, y amablemente le preguntó el nombre de las calles.
Eran las 20:30 horas del jueves 13, Ofelia regresaba de una galería que estaba a una cuadra de su casa y a donde llevó a su pequeño para ver una exposición por el Día del Amor y la Amistad, convocada por su colegio.
Acostumbrada a no caminar, la calle Juárez, a dos cuadras del Malecón, le pareció muy oscura y por ello tomó al niño fuertemente del brazo y enfiló a su vivienda.
Al llegar a una esquina y doblar rumbo a su casa, un hombre que caminaba del otro lado de la acera y hablaba por celular, se cruzó y se le emparejó.
“¿Qué calle es esta? me dijo, Juárez le grité, pero yo no me paré, me seguí caminando, porque yo siempre ando de prisa, él se me adelanta unos pasos y le da la dirección a alguien que le dice ‘Aquí te espero’”.
Mientras él hablaba, ella llegó a su casa, abrió la puerta de reja del pequeño porche de 2 por 1 metro, que antecede a la puerta principal. Y en cuestión de segundos todo pasó.
“El hombre pensó que yo iba a seguir caminando y se me adelantó dos, tres pasos, pero yo ya había abierto la reja de mi casa, al darse cuenta el tipo gira, regresa y me jala al niño”.
“Yo lo que hago, se lo jalo y aviento al niño para la casa, no sé cómo le hice, se lo gané, y empujó la puerta, se cierra sola y yo me quedo afuera”, narró.
Ya afuera, sola, Ofelia gritó y fue escuchada por su hijo mayor y su esposo que salieron corriendo y recorrieron el sector sin encontrarlo.

Minimiza Policía intento de robo
de infante
Desde este fin de semana, la vida de Ofelia y su esposo Jesús, no es la misma, incrementarán sus medidas de seguridad, han puesto una denuncia ante el Ministerio Público y exigen que las autoridades se coordinen para atender este tipo de denuncias.
Ofelia dijo que esperan que la denuncia prospere y encuentren al culpable de quien sospechan tiene al menos un cómplice, ya que estando libres podrían acechar a otros niños, pero además porque en los primeros momentos de su emergencia ninguna autoridad actuó con rapidez ni coordinación.
Su llamada al 066 sólo fue atendida por la Policía Municipal que llegó 20 minutos después del incidente, y con una calma y tranquilidad dieron una vuelta a la manzana y al no encontrar a nadie le dijeron que sólo fue un susto.
“La gente se queda callada, y uno es ignorante, los mismos policías me dijeron ayer, cuando les pregunté ¿Y tengo que poner denuncia? No, no tiene caso, la quisieron asustar nomás, le quisieron robar la bolsa y le jalan al niño para que se distraiga”, externó Ofelia.
En la Policía Ministerial les informaron que a ellos no les llegó el reporte, pero al buscarlo en los archivos ahí encontraron la llamada.
La Procuraduría General de Justicia informó que aún cuando han escuchado rumores e incidentes del robo de niños, del 2011 a la fecha no tienen ninguna denuncia formal de robo o intento de robo de infantes o menores en Baja California Sur.
El único que se reconoce como formal es el de Lisset Soto Salinas, de 8 años, desaparecida el 14 de octubre del 2010 en la colonia Camino Real al sur de La Paz. Y a la fecha, la Procuraduría no ha podido localizarla.
También el de abril del 2011 de la pequeña Ashley, de 4 años, en Los Cabos, quien fue encontrada muerta, pero en este caso la Procuraduría informó que se logró el arresto de los presuntos homicidas y se estableció que fue una cuestión de venganza contra su padre, por supuestos asuntos relacionados con el narcotráfico.