Fiscalías federales de Estados Unidos quieren que capo mexicano rinda cuentas en ese País

THE ASSOCIATED PRESS

WASHINGTON.- Después de 13 años prófugo, de evadir por un pelo a los militares, a la policía y a sus rivales, Joaquín “El Chapo” Guzmán está de regreso tras las rejas en México. Y ahora comienza lo que probablemente sea un largo y complicado proceso jurídico para decidir cual País lo enjuicia primero.

En México, es probable que Guzmán enfrente una gama de acusaciones relacionadas con condición de jefe del Cártel de Sinaloa, la organización de narcotráfico más poderosa del País, y su condición de participante clave en la violencia que ha reclamado miles de vidas desde 2006.

Pero jurados de instrucción en por lo menos siete tribunales federales de distrito de Estados Unidos, entre ellos Chicago, San Diego, Nueva York y Texas, ya han emitido encausamientos contra Guzmán por cargos que van desde el contrabando de cocaína hasta la participación en organizaciones criminales dedicadas al asesinato y otros delitos graves.

Funcionarios federales en Chicago estuvieron entre los primeros en decir que querían enjuiciar a Guzmán en su jurisdicción. Este domingo, el fiscal federal adjunto Steven Tiscione en Brooklyn, Nueva York, se convirtió en el segundo.

En un correo electrónico enviado ayer domingo, Tiscione dijo: “Sí, solicitaremos su extradición”, y agregó que queda en manos de Washington tomar la decisión de si solicita la extradición y, en ese caso, donde lo juzgarían.

En México, Guzmán fue condenado por narcotráfico y asesinato en 1993, y cumplió menos de la mitad de su sentencia a 20 años cuando escapó en 2001. Es casi seguro que el Gobierno México lo acuse de numerosos otros cargos, no sólo por la fuga sino por su papel en dirigir el imperio global en que se ha convertido el Cártel de Sinaloa.

Las exhortaciones para que lo deporten a Estados Unidos comenzaron a las pocas horas de conocerse su arresto el sábado en un edificio de apartamentos de Mazatlán, una ciudad balneario en la costa del Pacífico mexicano.

Jack Riley, jefe de la oficina de la DEA en Chicago, declaró el sábado al diario Chicago Sun-Times que cree que los fiscales federales de esa ciudad tienen el mejor caso contra Guzmán en Estados Unidos.